Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El robot de cuatro patas se vuelve pastor de ovejas en Nueva Zelanda

Una empresa neozelandesa se asocia con la creadora del 'Spot' para enseñarle nuevas destrezas en el campo

Un robot Spot frente a un rebaño de ovejas. En vídeo, una compañía neozelandesa desarrolla estos robots para que realicen labores en el campo.

Se le había visto tirar de un rickshaw, vigilar a los paseantes en un parque en Singapur durante el confinamiento, ayudar a la policía de Massachussets en labores de inspección o tirar en grupo de todo un camión. Pero al producto más popular de la empresa Boston Dynamics, el robot Spot, ahora le ha dado por el campo. Sus creadores se han asociado con una compañía de Nueva Zelanda para enseñarle nuevas destrezas lejos de las fábricas de alta tecnología que concibieron el peculiar dispositivo de cuatro ágiles patas.

La compañía neozelandesa Rocos ha compartido un vídeo en el que Spot se desplaza cómodamente por el campo para pastorear un rebaño de ovejas. La actividad forma parte de un nuevo sistema que la empresa quiere desarrollar y que permitiría automatizar grupos de estos robots para que puedan funcionar con independencia pero de manera coordinada en labores del campo, recoge Engadget.

Rocos confía en que unos robots Spot cada vez más ágiles sean capaces de recolectar o inspeccionar cultivos y, gracias a sus cámaras infrarrojas y LiDAR —que miden con precisión las distancias desde el emisor hasta un objeto—, crear mapas en tiempo real. A distancia, creen, usuarios de cualquier parte del mundo podrán controlar y guiar los rebaños. Nueva Zelanda tuvo en la lana su principal bien de exportación durante el siglo XIX, aunque fue perdiendo importancia conforme avanzaba el siglo XX. 

En junio de 2016, Boston Dynamics dio a conocer sus nuevos robots SpotMini, de apenas 25 kilos, más ligeros que otros diseños anteriores de la compañía. Aunque en un principio se anunció que se pondrían a la venta, la empresa cambió ese criterio por el de asociarse con empresas tecnológicas para desarrollar aplicaciones concretas del dispositivo, como ahora con Rocos. Desde el pasado enero, programadores de todo el mundo pueden acceder a los kits de desarrollo de software para aprovechar las posibilidades del pequeño Spot.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >