Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia refuerza su presencia militar en el Sahel

Las tropas que apoyan la lucha antiterrorista en la región aumentarán a 5.100 con el envío de 600 efectivos más

Francia
El presidente francés Emmanuel Macron saluda a tropas francesas en Malí, en 2017 AP

Francia refuerza la lucha contra el yihadismo en el Sahel a la par que redobla los llamamientos a que la comunidad internacional, especialmente Europa, apoye de manera visible esta estrategia militar que considera clave para frenar la amenaza terrorista en su origen, pero también en terreno propio. La ministra de Defensa, Florence Parly, ha anunciado este domingo el envío de 600 soldados adicionales a la Operación Barkhane, que aumenta así su contingente francés hasta los 5.100 efectivos.

La mayor parte de los refuerzos franceses, con los que se busca “aumentar la presión” sobre la rama local del Estado Islámico, el Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), se destinará a la denominada “triple frontera” entre Malí, Burkina Faso y Níger, que los terroristas siguen atravesando con relativa facilidad. El resto se integrará a las fuerzas del G5 Sahel (Malí, Chad, Níger, Burkina Faso y Mauritania) para “acompañarlos en el combate”, según el comunicado oficial.

La cifra anunciada este domingo triplica casi el compromiso de enviar 220 efectivos anunciado por el presidente francés, Emmanuel Macron, durante la reciente cumbre del G5 del Sahel en la localidad francesa de Pau. En la cita pirenaica de alto nivel celebrada a mediados de enero, se reconoció el fracaso de esta estrategia a la hora de frenar el yihadismo en una zona especialmente sensible de África y que el año pasado vivió un dramático repunte de la violencia terrorista, con un 86% más de personas asesinadas (4.779) en Malí, Níger y Burkina Faso en comparación con 2018, según el International Crisis Group (ICG). En vista de un incremento en las últimas semanas de 2019 del tono en la región contra la presencia de tropas galas en el Sahel, Macron había lanzado en vísperas de la cumbre de Pau a sus pares africanos una amenaza velada: o se apoyaba claramente la presencia francesa en la zona o Francia podría plantearse retirar sus tropas. Finalmente, el mensaje de Pau fue claro y en el comunicado final se manifestó “el deseo de la continuación del compromiso militar de Francia en el Sahel” y, también, su apuesta por “un refuerzo de la presencia internacional a su lado”.

Más esfuerzo internacional

En este sentido, Francia deja claro que no quiere quedarse sola en el paso dado ahora. “Esta etapa significativa de nuestro compromiso en el Sahel debe marcar un giro en la movilización de nuestros socios europeos y en el incremento de la potencia de las fuerzas del G5”, subraya Parly. Porque aunque Francia sea la primera potencia militar europea en la zona, “no debe estar sola” en ese esfuerzo, insiste en el comunicado.

El Ministerio de Defensa francés destaca ya que Chad debería desplegar “pronto” un batallón suplementario en la fuerza conjunta del G5 Sahel en la triple frontera a la que estarán también destinados buena parte de los soldados galos de refuerzo. Además, señala que “los europeos se movilizan también, a la imagen de los checos”, que ha anunciado su intención de desplegar 60 efectivos en la task force Takuba que estará formada por diferentes unidades de fuerzas especiales europeas. “Nuevos anuncios deberían realizarse próximamente, en función de los calendarios políticos y parlamentarios de los países que deseen unirse a nosotros”, agrega la nota oficial gala, que también se manifiesta “a favor de una extensión del mandato de la misión de formación de la Unión Europea (EUTM)”.

Parly ha anunciado el significativo refuerzo militar francés en el Sahel a su vuelta de su viaje a Washington, donde según la Agencia France Presse intentó convencer a su homólogo estadounidense, Mark Esper, de mantener el compromiso norteamericano en África, esencial en los planos logístico y de inteligencia, indicó. Aunque el jefe del Pentágono no se ha pronunciado aún, según AFP, el jefe de la misión estadounidense en la África (Africom), el general Stephen Townsend, consideró que una retirada del apoyo norteamericano “no iría en la buena dirección”, aunque llamó a los europeos a “responder al desafío y hacer más en el Sahel para ayudar a Francia”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información