Anne Hidalgo inicia como favorita la carrera por la reelección como alcaldesa de París

La división del macronismo favorece a la regidora socialista en las elecciones municipales de marzo

Anne Hidalgo, el pasado viernes en París.
Anne Hidalgo, el pasado viernes en París.BERTRAND GUAY (AFP)

Han sido seis años de tragedias y de ambiciosa transformación medioambiental. Desde los atentados de 2015 hasta el incendio de Notre Dame en 2019, la socialista Anne Hidalgo ha afrontado situaciones extremas durante su mandato al frente del Ayuntamiento de París. Sus planes para reducir la contaminación han topado con resistencias entre los automovilistas y de una parte de la población. También han marcado estos años las críticas por la suciedad en las calles o la difícil tarea de preservar la diversidad social de una ciudad cada vez más cara. Por momentos parecía que la caída de la popularidad, unida al fuerte empuje del presidente Emmanuel Macron en la capital, la condenarían a ser una alcaldesa de un solo mandato.

Pero Hidalgo ha anunciado su candidatura para renovar el cargo en las elecciones del 15 y el 22 de marzo, y parte como favorita indiscutible. En una entrevista en la edición dominical del diario Le Parisien, la alcaldesa de París, nacida en San Fernando (Cádiz) en 1959, confirma lo que no era ningún secreto: que se presentará a la reelección. Y lo hará con mensaje ecologista. "A partir de ahora es una carrera contra reloj: tenemos diez años para afrontar la urgencia climática", declara la alcaldesa, que se propone convertir París en una ciudad "100% bicicletas". El nombre de la candidatura, que acogerá exsocialistas, comunistas y ecologistas, tiene resonancias barcelonesas: Paris en commun.

Más información
Anne Hidalgo: “Las ciudades son el antídoto al populismo”
Cédric Villani, un matemático a su bola

La ventaja de Hidalgo en los sondeos es clara —entre 19 y 24% en la primera vuelta, según Libération— pero no definitiva. Otro sondeo, del instituto Ifop, señala que un 57% de parisinos tiene una opinión desfavorable de ella. El principal desafío debía proceder de La República en marcha (LREM), el partido de Macron, que se impuso en París con un 35% de votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2017 y un 89,7% en la segunda vuelta. En las europeas de 2019 ganó con un 33% de votos. Si hay un bastión de LREM, es la capital.

Pero, aunque mantuvo el nivel de apoyo, su electorado cambió entre las presidenciales de 2017 y las europeas de 2019. Su electorado ha mutado. En 2017 se impuso con claridad en los barrios del este de la ciudad, más inclinado a la izquierda. En 2019, ganó en los barrios del oeste, tradicionalmente de derechas. El candidato de LREM, el exportavoz del Gobierno Benjamin Griveaux, no acaba de cuajar. Identificado con el ala derecha, suscita antipatías entre el electorado de centroizquierda que contribuyó al éxito de Macron hace tres años. Y afronta a un candidato disidente de LREM, el matemático Cédric Villani, que busca al antiguo votante de Macron ecologista o socialista. Otros candidatos son el ecologista David Belliard; la candidata de la derecha, la exministra de Justicia Rachida Dati; y la de la izquierda populista, Danielle Simonnet.

Es un todos contra todos que favorece a Hidalgo, esperanza del Partido Socialista y de la izquierda moderada en Francia para mantener su joya más preciada y encontrar pistas para su posible reconstrucción.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Marc Bassets

Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS