Huelga general de mujeres en Polonia para protestar contra el veto al aborto

Una organización feminista ha convocado este miércoles un parón de la actividad para presionar por la sentencia del Tribunal Constitucional de restringir al máximo la interrupción del embarazo

Séptimo día de manifestaciones en Varsovia contra el veto al aborto que restringe todavía más la interrupción del embarazo en Polonia, este miércoles.
Séptimo día de manifestaciones en Varsovia contra el veto al aborto que restringe todavía más la interrupción del embarazo en Polonia, este miércoles.AGENCJA GAZETA / Reuters
Madrid / Varsovia - 28 Oct 2020 - 20:56 CET

La organización Strajk Kobiet, la asociación feminista que lidera las protestas contra el veto al aborto en el país, ha organizado este miércoles una huelga general de mujeres para mostrar su indignación y total rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional de restringir al máximo la interrupción del embarazo. Su lema: “Esto es una guerra”. Su símbolo: un rayo rojo con el fondo negro. Muchas chicas se lo pintan en el rostro; otras lo dibujan en pancartas. Su lucha: recuperar los derechos de la mujer en un país donde se están dando importantes pasos hacia atrás en materia de igualdad. Todavía no se sabe cuántas mujeres han secundado la huelga. Se trataba de una iniciativa sin respaldo de ningún sindicato. Pero lo que sí que está cuantificado es que por séptimo día consecutivo, y a pesar de la amenaza del creciente número de contagios por covid-19, miles de ciudadanas (y también ciudadanos) polacos han vuelto a protestar en las calles de las principales ciudades del país contra el fallo del Constitucional. Un fallo que declara inconstitucional el aborto por malformación fetal, lo que afecta al 97% de las interrupciones de embarazo que se practican en Polonia.

“Sé que es peligroso, que podemos contagiarnos por coronavirus, pero nunca me he sentido tan desprotegida en mi propio país, no puedo quedarme en casa”, explica por teléfono Kinga Kowalksa, de 30 años, mientras se dirige este mediodía con un grupo de amigas a la manifestación organizada frente al edificio del Sejm (el Parlamento de Polonia). Kowalska no ha ocupado hoy su puesto en la editorial de libros de niños donde trabaja en Varsovia. Ni ella ni el resto de sus compañeros. “Nuestras jefas nos dijeron el lunes que ellas iban a la huelga y todos nosotros lo hemos apoyado”, cuenta. En su editorial son 20 empleados, solo cinco hombres. “Pero ellos están con nosotras. Es un momento histórico. No aguantamos a este Gobierno autoritario que nos quiere imponer su ideología ultracatólica”.

Parte del enfado de las manifestantes se ha reflejado estos días contra la iglesia católica del país eslavo. “Llevan años influyendo en el Ejecutivo de Kaczynski [líder del partido en el Gobierno y actual vice primer ministro]. Se han convertido en una institución política. Su discurso contra el colectivo LGTBI y también su retórica tradicional entronca con el pensamiento de muchas mujeres de mediana y corta edad”, explica Elżbieta Korolczuk, socióloga de la universidad de Varsovia.“También hemos asistido a años de impunidad mientras se destapaban multitud de casos de pedofilia en el seno de la iglesia católica. La gente ya ha estallado”, añade.

En las protestas del pasado domingo se vieron escenas difícilmente imaginables en un país de ferviente tradición católica. Algunas manifestaciones fueron convocadas frente a las catedrales de Katowice, Cracovia. Varios activistas irrumpieron durante la misa en una iglesia en Poznan.

Kaczynski llama a “defender las iglesias”

Este martes el líder ultracatólico Jaroslaw Kaczynski, considerado el hombre con más poder en el Gobierno de Polonia, exacerbó todavía más los ánimos al llamar a los ciudadanos a “defender las iglesias” frente a las “hostilidades” de los manifestantes. El Ministerio de Interior ha publicado un comunicado en el que advertía este miércoles de que la policía tomará medidas contra los “nuevos actos de agresión y profanación”, para garantizar el orden público y la seguridad de todos los ciudadanos.

Los alcaldes de varias ciudades, incluida la capital, Varsovia y Cracovia, también han apoyado la iniciativa de Strajk Kobiet. Hanna Zdanowska, la alcaldesa de Lodz (con más de 700.000 habitantes), se ha sumado a las protestas y ha publicado una foto en Twitter de un asiento de oficina vacío. Su homólogo en la ciudad de Poznan (con alrededor de medio millón de habitantes) también difundía este martes en la misma red social su apoyo a las mujeres que hicieran huelga. Los dos políticos pertenecen al principal partido de la oposición, la formación de derecha moderada Plataforma Cívica.

En la sucesión de protestas que se ha ido extendiendo este miércoles por la capital, miles de personas se han concentrado esta mañana también en las puertas de la sede de la organización ultraconservadora de Ordo Iuris para mostrar su indignación por la influencia que según denuncian tiene esta asociación en el Gobierno, al haber radicalizado todavía más las políticas del partido Ley y Justicia (PiS). En declaraciones la semana pasada a este periódico, Rafal Dorosinski, uno de sus miembros, mostraba su satisfacción por la decisión del Constitucional polaco de limitar al máximo el aborto. “Es una garantía de protección de los derechos humanos, y de la vida de todos los niños. Esto es un ejemplo para el resto de países”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50