JUSTICIA

La Fiscalía de París investiga a un rapero por sus letras antisemitas y pronazis

El Gobierno y varias organizaciones han denunciado ante la justicia al artista Freeze Corleone

El ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, en la Asamblea Nacional, en París, el pasado martes.
El ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, en la Asamblea Nacional, en París, el pasado martes.CHARLES PLATIAU / Reuters

Puede que asegure que todo “le importa un pito”, empezando por el Holocausto judío, pero las cosas amenazan con complicarse seriamente para el rapero francés Freeze Corleone. La Fiscalía de París ha abierto este jueves una investigación contra el artista, tras recibir una oleada de denuncias tanto del Gobierno de Emmanuel Macron como de varios organismos de lucha contra el antisemitismo por los comentarios antisemitas, negacionistas y de apología del nazismo que hace el rapero en varios de los temas de su último disco.

“La Fiscalía ha tomado la iniciativa de abrir una investigación sobre varios vídeos y canciones de Freeze Corleone por provocación al odio racial e injurias de carácter racista”, ha anunciado el fiscal de la República, Rémy Heitz, en un comunicado.

“Llego decidido como Adolf en los años 30”… “Me importa un pito la Shoah”… canta el rapero Issa Lorenzo Diakhaté, alias Freeze Corleone, en su último disco, LMF (La Menace Fantôme, la Amenaza Fantasma), publicado el pasado viernes. Según la web especializada en rap Hip Hop Ultimate Team, en la plataforma de streaming Spotify, el disco del rapero nacido en 1992, de origen senegalés y nacido en las afueras de París, fue escuchado 5,2 millones de veces en apenas 24 horas.

“Es apología del nazismo y antisemitismo, sus letras son incalificables. Le he pedido al Ministerio del Interior que estudie lo más rápido posible los recursos jurídicos para perseguir al autor”, había anunciado el ministro del Interior, Gérald Darmanin, en Twitter. A la par, Darmanin hizo un llamamiento tanto a Twitter como a Facebook “para que no difundan estas inmundicias”.

El delegado interministerial para la lucha contra el racismo, el antisemitismo y el odio anti-LGTB (Dilcrah, por sus siglas en francés), Frédéric Potier, también anunció que la oficina que dirige ya ha denunciado los hechos ante la Fiscalía, al haber hallado al menos nueve pasajes en las letras que califican como delito de incitación al odio racial. De igual forma ha actuado el Consejo representativo de las instituciones judías en Francia (CRIF). “He presentado una denuncia por las canciones de carácter antisemita, complotista y que hacen apología del terrorismo y del nazismo del rapero Freeze Corleone”, anunció su presidente, François Kalifat, este jueves. “Esta oleada de odio debe ser castigada severamente”, agregó en un mensaje de Twitter en el que también apeló al ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti.

Quienes también querían una respuesta del responsable de Justicia son más de 130 de diputados del partido de Macron, La República en Marcha (LREM). Han firmado una carta abierta denunciando las declaraciones “absolutamente detestables, antisemitas y negacionistas” del rapero. “Porque todos nuestros ciudadanos esperan respuestas rápidas y firmes, demandamos al ministro de Justicia que actúe para que el autor de esos vídeos sea castigado. Pedimos más que reacciones: una acción. En nombre de nuestros valores, de la unidad de nuestra comunidad nacional: no permitamos que pase más esto”, reclamaron los diputados. “La imaginación es el último refugio de la libertad y el arte es, sin duda alguna, un espacio formidable de libertad, pero de ninguna manera puede ser un escudo que permita, con toda impunidad, manifestar odio ni hacer una apología del nazismo”, respondió Dupond-Moretti horas después ante el hemiciclo, según la Agencia France Presse.

La primera alerta llegó el miércoles por parte de la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo (Licra). “Antisemitismo, complotismo, apología de Hitler, del III Reich y del terrorista Mulá Omar, el rapero Freeze Corleone hace negocios con su obsesión con los judíos”, denunció la organización. “La impunidad debe cesar”, reclamó horas antes de que se acumularan las denuncias contra el joven rapero, que en su cuenta de Twitter guarda por ahora silencio.

Aunque en Francia —como se ha subrayado estos días a raíz del juicio por los atentados en enero de 2015 contra la revista satírica Charlie Hebdo y el Hyper Cacher, un supermercado judío en París— la libertad de expresión y el derecho a la blasfemia están defendidos por ley, la incitación al odio o a la violencia racial es un delito castigado con hasta un año de prisión y/o una multa de 45.000 euros, igual que el delito de negacionismo. “Que casi cinco millones de jóvenes franceses hayan visto ese vídeo, en momentos en que se celebra el juicio del Hyper Cacher...”, lamentó Dupond-Moretti, que aseguró que tanto él como la nación entera están hoy "al lado de todos los judíos de Francia”. El año pasado, otro rapero, Nick Conrad, fue condenado a una multa de 5.000 euros tras ser considerado culpable de “provocación pública a la comisión de un crimen o un delito” por haber llamado, en un vídeo musical de 2018, a “matar a bebés blancos” y a “colgar a sus padres”, un clip que también provocó gran indignación en Francia.

Más información

Lo más visto en...

Top 50