Rafik Hariri

El Tribunal Especial para Líbano pospone la lectura de la sentencia por el asesinato de Rafik Hariri

El fallo debía anunciarse este viernes y ha sido fijado ahora para el 18 de agosto en solidaridad con las víctimas de la explosión registrada en Beirut

Rafik Hariri y su esposa, Nazek, en Beirut en 2000. En vídeo, el atentado en el que falleció el ex primer ministro del Líbano, Rafik Hariri. FOTO: MOHAMED AZARIK (REUTERS) / VÍDEO: REUTERS

La consternación causada por la explosión registrada este martes en Beirut, que ha causado más de 135 muertos y unos 5.000 heridos, ha alterado los plazos del Tribunal Especial para Líbano (TEL), que iba a dictar este viernes sentencia en el caso del asesinato en Beirut de Rafik Hariri, ex primer ministro libanés. La fecha se ha pospuesto hasta el próximo 18 de agosto “en solidaridad con el pueblo libanés en estos tiempos difíciles y por respeto a las víctimas”, según ha informado el propio tribunal. En señal de duelo, la bandera de Líbano ondea además a media asta en el exterior del edificio, abierto en La Haya (Países Bajos).

Creado en 2007 a raíz de una resolución de Naciones Unidas con el acuerdo de Líbano, el TEL empezó sus trabajos en 2009 en el primer proceso por un acto terrorista visto por la justicia internacional. En 2005, un atentado causó la muerte al ex primer ministro libanés Rafik Hariri y a otras 21 personas en Beirut, cuando el convoy blindado en el que se desplazaba fue destrozado por el estallido de una camioneta cargada con casi 3.000 kilos de explosivos. Hubo además alrededor de 226 heridos, y el destrozo fue de tal calibre que la fiscalía del tribunal dijo que “los atacantes quisieron desatar el pánico en la capital y en el conjunto de Líbano”. Hariri era suní y los cuatro imputados son afines a la milicia chií libanesa Hezbolá. Juzgados en rebeldía porque no han sido extraditados por Beirut, se trata de Hussein Hassan Oneissi, Assad Hassan Sabra, Hassan Habib Merhi y Salim Hamil Ayyash.

Según la acusación, los cuatro organizaron, perpetraron y falsearon luego en un vídeo la autoría del atentado. La grabación espuria atribuía las muertes a un grupo violento inexistente y fue remitida a la cadena televisiva Al Jazeera. Mustafá Badredine, comandante de Hezbolá y presunto cerebro del crimen, falleció en 2016. El TEL es uno de los tribunales internacionales tal vez menos conocido, cuyo mandato se circunscribe a juzgar el asesinato de Hariri, y las demás víctimas mortales, en virtud de las leyes libanesas, “y otras normas penales a la altura de los estándares de la justicia internacional”, según sus estatutos. Los imputados no han comparecido, pero el proceso ha seguido adelante y se les ha juzgado in absentia. El magnicidio enconó el enfrentamiento entre la comunidad chií, apoyada por Siria e Irán, y la suní, próxima a Estados Unidos y Arabia Saudí. Las tropas sirias sí abandonaron después Líbano, donde habían permanecido durante tres décadas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50