Manifestaciones

La guerra de las estatuas deriva en enfrentamientos entre la policía y grupos de ultraderecha en Londres

Miles de manifestantes salen a las calles en 13 ciudades del Reino Unido

La policía se enfrenta a manifestantes de ultraderecha este sábado en Whitehall. En vídeo, imágenes de los enfrentamientos.Foto: AP | Vídeo: REUTERS

Cientos de miembros de organizaciones de ultraderecha británicas, como Britain First, se han enfrentado este sábado en Londres a las fuerzas de seguridad en los alrededores del Parlamento y en la Plaza de Trafalgar. A pesar de que el movimiento Black Lives Matter UK desconvocó unas horas antes la manifestación prevista para evitar escenas de violencia, grupos radicales “antifascistas” y hooligans convocados para defender las estatuas de la ciudad han salido a la calle. El Ministerio del Interior ha impuesto un toque de queda a partir de las seis de la tarde, hora peninsular de España, para reducir al máximo la tensión y evitar la prolongación de unas concentraciones en las que difícilmente se respeta la distancia social exigida para combatir la pandemia del coronavirus. Cientos de manifestantes, sin embargo, han desafiado la hora límite y seguían desplegados por el centro de Londres a media tarde.

Muchos de los ultras han rodeado la estatua de Winston Churchill, frente al Parlamento, que ayer amaneció cubierta de planchas de madera para su protección, por decisión del alcalde laborista, Sadiq Khan. Similares medidas de protección se aplicaron a los monumentos a Nelson Mandela y Mahatma Gandhi, localizadas en la misma plaza. Durante la noche, alguien escribió sobre la estructura rectangular que protege la escultura del exprimer ministro una pintada que decía “no abrir, racista dentro”. A diferencia del fin de semana anterior, que pilló al Gobierno completamente por sorpresa, el número de fuerzas antidisturbios desplegado este sábado por el centro de la capital, ha sido abundante. Muchos de ellos iban a caballo, y todos estaban pertrechados con los reglamentarios cascos y escudos. Se han dispuesto vallas en la avenida de Whitehall, donde se concentran la mayoría de los edificios gubernamentales y donde se ubica también el cenotafio que conmemora a los caídos en la I Guerra Mundial. Los manifestantes ultra han retirado las placas que protegían al monumento. Con uniformes paramilitares, mascarillas con la Union Jack (la bandera del Reino Unido) y abundante cerveza, los más violentos han arrojado botellas de cristal y todo tipo de objetos a los agentes. En la Plaza de Trafalgar se han arrojado también algunas bombas de humo. Los momentos de mayor tensión se han vivido cuando los manifestantes han intentado empujar la doble estructura de vallas metálicas protegida por los policías para acordonar la zona.

La ministra del Interior, Priti Patel, que se ha convertido en la voz más dura contra los manifestantes violentos y el derribo de estatuas, ha condenado de inmediato el “inaceptable vandalismo” y ha asegurado que los responsables se enfrentarán “a todo el peso de la ley”. Patel se ha sentido respaldada en las últimas horas por el primer ministro Boris Johnson, que ha entrado de lleno en la polémica y ha exigido que “no se censure el pasado”. A través de Twitter, exigió el viernes a los ciudadanos que se abstuvieran de acudir a las concentraciones convocadas.

Las protestas se han extendido a 12 ciudades más del Reino Unido. Se han producido enfrentamientos y algún grado de tensión en Bristol, Liverpool, Brighton, Newcastle, Glasgow o Staffordshire. Todas ellas se han concentrado en los alrededores de los monumentos históricos más emblemáticos de cada ciudad.

A pesar de que las manifestaciones centrales del movimiento Black Lives Matter habían sido desconvocadas, cientos de ciudadanos se han concentrado en zonas alejadas de los puntos de mayor disturbio para protestar pacíficamente. En Londres, más de un millar de ellas han querido denunciar el racismo institucional en Hyde Park.



Más información