Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa nombra a un español al frente de la economía del Vaticano

El jesuita Juan Antonio Guerrero sustituye al cardenal Pell y será el nuevo 'ministro' de finanzas de la Santa Sede

Juan Antonio Guerrero vaticano
Juan Antonio Guerrero Alves, nuevo responsable de finanzas del Vaticano.

El Papa ha puesto fin este jueves a una de las vacantes más clamorosas que tenía en su organigrama. El jesuita español Juan Antonio Guerrero Alves (Mérida, 1959) será el nuevo prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede, es decir, el ministro de finanzas del Vaticano y una de las figuras con mayor poder en la escala de mando. Extremeño de 60 años, sustituye en el cargo al cardenal australiano George Pell, actualmente en prisión por abusos a menores, que nunca fue cesado y cuyo encargo terminó el pasado febrero. Con este nombramiento, Francisco vuelve a poner un rostro a uno de los departamentos más complicados de la Santa Sede y al que más problemas arrastra desde que comenzó su pontificado.

La figura de Guerrero, hasta hoy consejero general de la Compañía de Jesús, será crucial para afrontar las reformas necesarias en un momento en el que el Vaticano atraviesa dificultades económicas y es víctima de un cierto desgobierno financiero. Los últimos escándalos, en los que se ha conocido la compra de un inmueble en Londres por 200 millones de euros que provocó una investigación de la fiscalía vaticana y la dimisión del jefe de Seguridad del Papa, pondrán a prueba nada más aterrizar a Guerrero. El nuevo prefecto asume el cargo sin ser cardenal o arzobispo, como ha sucedido en casos anteriores. Será, de momento, un simple religioso al servicio del Papa. La influencia de sus predecesores, sin embargo, ha sido altísima en el funcionamiento del Vaticano.

Guerrero, un hombre de confianza del superior de los Jesuitas, Arturo Sosa, es delegado del Padre General para las Casas y Obras Interprovinciales Romanas. Tiene amplia experiencia en la gestión de grandes departamentos, pero ninguna dentro de la curia. Quizá por eso Francisco ha visto en él también a una figura capaz de hacer frente a los problemas internos con una mirada fresca, transparente y leal a una reforma que fijó como prioritaria a su llegada, pero que ha encallado ya demasiadas veces. Se cierra así un largo capítulo de rumores sobre quién podía sustituir a Pell -sonó también el nombre de una mujer- desde que este se marchó en junio de 2017 a Australia para preparar su defensa en la acusación de abuso de menores.

Guerrero nació en Mérida (España) en 1959. Estudió con salesianos y jesuitas. Durante la universidad vivió en un colegio mayor de claretianos. Entró en la Compañía de Jesús a los 20 años. Ha estudiado en España, Brasil, Francia y Estados Unidos. Se licenció en Economía (1986), Filosofía (1993) y Teología (1994). Entre 1994 y 2003 fue profesor de Filosofía Social y Política en la Universidad Pontificia de Comillas. Antes de cumplir tres años en Mozambique, en 2017, fue llamado a Roma a la misión que actualmente desempeña.

En una entrevista con la web de noticias del Vaticano, Guerrero habló de lo inesperado del nombramiento: “Sorpresa fue la palabra usada cuando me llamaron desde Mozambique a Roma para ser delegado del Padre General. Para este nuevo servicio debería buscar otra palabra, porque no entraba en modo alguno en mi ámbito de posibilidades. Ha sido algo absolutamente inesperado. Al comienzo me asustó y me tuvo varios días aturdido. Pero lo acojo con humildad, con confianza en el Señor y en el equipo que ya lleva adelante el trabajo de la Secretaría para la Economía. Por mi parte, colaboraré al servicio de esta misión con lo mejor de mí”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información