_
_
_
_

Mil euros de multa por cacarear de tres a cinco de la madrugada

El Tribunal Supremo de Portugal señala que el derecho al reposo de los vecinos prevalece sobre el de la crianza de gallos y gallinas

Varias gallinas y un gallo.
Varias gallinas y un gallo.Pixabay

Los gallos también deben tener un horario para cantar. Así se deduce de una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Portugal que condena a un matrimonio a pagar mil euros a los vecinos por las perturbaciones nocturnas "estridentes" de sus gallos y gallinas.

En este caso, los gallos y gallinas no cantaban y cacareaban al amanecer sino horas antes, perturbando el descanso de los vecinos, que denunciaron a los criadores. El caso se remonta a 2012, cuando un matrimonio de Arcos, en las proximidades de Braga, decidió construir un gallinero y una conejera a cuatro metros de una ventana de la finca colindante.

Los vecinos denunciaron los olores y ruidos que producían los animales y exigieron la retirada del gallinero y sus animales, porque no podían dormir de una forma "reparadora, adecuada y razonable". El tribunal de primera instancia declaró improcedente la denuncia al estimar que era la actividad normal de los animales en el campo. En segunda instancia, el juez dio la razón a los denunciantes y el caso acabó en el Supremo, que ha fallado en contra de los gallos.

Más información
Australia cierra el acceso al monolito sagrado Uluru
La película que se proyecta desde hace 24 años en un cine de Bombay
Las alegrías del sexo ‘kosher’ en la pudorosa Jerusalén

El Tribunal Supremo reconoce que diez gallos y gallinas hacen un ruido "estridente" entre las tres  y las cinco de la madrugada; en la sentencia recuerda los derechos de unos y de los otros. "Si es cierto que la convivencia en los medios rurales impone que las relaciones de vecindad sea de tolerar los ruidos provocados por los animales domésticos legítimamente criados en las fincas de las residencias, tales como gallinas y gallos, y soportar algunas contrariedades e incomodidades, cierto es también que esa tolerancia y limitación deberá apenas ocurrir en la medida adecuada y proporcionada a satisfacción de los intereses tutelados por el derecho dominante, para que todos puedan continuar viviendo en sociedad en el ambiente rural que escogieron".

El Tribunal Supremo considera que el derecho al reposo, al sueño y a la tranquilidad prevalece sobre los intereses de la crianza de gallinas y gallos, ya que la privación de sueño y de descanso provocan alteraciones fisiológicas en los vecinos y tiene consecuencias en el ámbito personal, profesional y social. El tribunal, aparte de condenar a los propietarios de las aves con el pago de una indemnización de mil euros a los vecinos, ordena la retirada del gallinero de ese lugar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Lee más temas de blogs y síguenos en Flipboard

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_