Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel recibe con recelo la designación de Borrell al frente de la diplomacia de la UE

El ministro español es visto como favorable al reconocimiento de Palestina y al acuerdo nuclear con Irán

borrell
El ministro de Exteriores, Josep Borrell, el 3 de junio en Rabat. AP

De poco parece haberle servido a Josep Borrell su experiencia como joven voluntario en un kibutz, en 1969, ni el discurso que pronunció en calidad de presidente de la Eurocámara ante la Kneset (Parlamento), en 2005. El actual Gobierno de Israel, el más conservador de la historia del Estado judío, ha recibido con recelo su designación al frente de la diplomacia europea, según transmitieron el jueves fuentes oficiales a la prensa hebrea. El Ministro de Asuntos Exteriores español en funciones es visto como un dirigente proclive al reconocimiento unilateral de Palestina como Estado independiente —en el caso de que no haya fraguado un consenso en el seno de la Unión Europea—, y como un político favorable al mantenimiento del acuerdo nuclear con Irán, pese a la retirada de EE UU.

“No va a ser sencillo lidiar con él”, aseguró un alto cargo diplomático al portal digital informativo Times of Israel. Federica Mogherini, la alta representante de la UE saliente, ha sido ninguneada repetidas veces por el primer ministro Benjamín Netanyahu. Borrell tendrá previsiblemente dificultades para poder reabrir vías de acercamiento. Por su veteranía diplomática y experiencia política es calificado en la cancillería israelí como un enviado europeo de peso a quien será difícil eludir. Pero mientras la designación de la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, para presidir la Comisión ha sido recibida con satisfacción por el respaldo que ha expresado al programa de rearme de las Fuerzas Armadas hebreas, al aún titular de Exteriores español se le tacha abiertamente de “crítico con Israel”.

Borrell levantó suspicacias en la Administración de Netanyahu al anunciar el pasado septiembre que estaba “sobre la mesa” del Gobierno español el reconocimiento del Estado palestino. Para ello se disponía a abrir un “proceso intenso” de consultas con sus homólogos europeos, fijando un plazo para llegar a una posición común. De no alcanzarse el consenso advirtió que cada Estado miembro puede actuar unilateralmente. Suecia dio el paso en 2014 y seis socios de la UE reconocen a Palestina, aunque la mayoría lo hicieron antes de incorporarse a la UE.

“Borrell ha reiterado su posición”, añadió el diplomático citado por Times of Israel, “de manera que sabemos exactamente cuál es su enfoque ideológico [ante el conflicto palestino-israelí]”. “Ha sido hace poco, además, quien ha estado detrás del voto de España [de condena a Israel] en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU tras el informe sobre [la muerte de manifestantes palestinos en] la frontera de Gaza”. “Como otros dirigentes europeos que en tiempos mostraron simpatía hacia Israel, se ha tornado un gran crítico”, remachó la misma fuente israelí.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >