Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las protestas en Hong Kong obligan a Pekín a jugar a la defensiva

Los manifestantes han continuado este lunes sus concentraciones para exigir la dimisión de la jefa del gobierno autónomo, Carrie Lam

La presión continúa sobre Carrie Lam, un día después de la gigantesca marcha en la que, según los organizadores, casi dos millones de personas -337.000. según la Policía- reclamaron la dimisión de la jefa del Gobierno de Hong Kong. Este lunes, varios miles de jóvenes manifestantes se concentraron frente a la sede gubernamental entre gritos de “¡habla con nosotros!” y “¡Lam, dimisión!”. Y aunque Pekín le haya subrayado en público su apoyo, la posición de Lam ha quedado muy debilitada a los ojos del Gobierno central: su manejo de la situación ha dejado en evidencia las suspicacias de la antigua colonia británica hacia la China continental y ha obligado al Ejecutivo de Xi Jinping a jugar a la defensiva.

protestas hong kong
Los manifestantes concentrados este lunes para exigir la dimisión de la jefa del gobierno autónomo en Hong Kong. Getty Images

De momento, el ejecutivo autónomo -y Pekín, por ende, detrás- va de concesión en concesión. Algo insólito para el Gobierno central chino. Si el sábado Lam anunciaba la suspensión sine die del proyecto de ley de extradición, origen de las protestas y que por primera vez hubiera permitido entregar sospechosos a China, el domingo la ministra jefe de Hong Kong ofrecía disculpas por los “errores” de su Gobierno.

Este lunes, en una rueda de prensa, la policía de Hong Kong cedía a una de las principales demandas de los manifestantes: dejará de considerar como “disturbios” la sentada de decenas de miles de estudiantes del miércoles pasado, disuelta por la fuerza y que dejó 81 heridos y una treintena de detenidos. Calificarla de “disturbios” puede suponer hasta diez años de cárcel para quienes hayan participado en ella. Solo cinco detenidos, los que según la policía atacaron directamente a agentes, quedarán acusados de este delito.

Es una serie de pasos atrás insólita para el Gobierno autónomo o para el central. Y aunque se hayan adoptado como mal menor -seguir adelante como hasta ahora hubiera podido generar una violencia y un descontento mucho mayor-, “Xi está furioso sobre lo que ha ocurrido en Hong Kong”, asegura el politólogo y profesor de la Universidad China de Hong Kong Willy Lam.

No es solo la pérdida de cara ante el mundo y la constatación de que el modelo chino tiene escaso atractivo en su territorio autónomo. También es el momento en que se produce, en medio de un año complicado para el Gobierno chino. Si una semana antes de que estallaran las protestas hongkonesas se conmemoraba el 30 aniversario de la matanza de Tiananmen, la semana próxima Xi se verá las caras con el presidente estadounidense, Donald Trump, en Osaka (Japón), durante la cumbre del G20.

Aunque Pekín no lo ha confirmado, Washington asegura que los dos celebrarán una bilateral, clave para tratar de resolver la guerra comercial que enfrenta a los dos países. El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha sostenido que la situación en Hong Kong formará parte de la agenda. “Vemos lo que está ocurriendo. Vemos cómo la gente de Hong Kong habla sobre las cosas que le importan”, ha declarado. EE UU ya ha amenazado hace días con retirar el estatus especial al territorio autónomo si la ley de extradición saliera adelante, algo que tendría consecuencias sobre las importaciones estadounidenses que el puerto franco de Hong Kong podría recibir.

China, que atribuye las protestas a "fuerzas extranjeras", tampoco quiere complicaciones en su periferia de cara al 1 de octubre, cuando celebrará el 70 aniversario de la fundación de la República Popular, una efeméride a la que quiere dedicar una atención absoluta.

Pero, sobre todo, Pekín tiene los ojos puestos en Taiwán, la isla que considera territorio propio y a la que ha ofrecido el mismo acomodo de que disfruta Hong Kong: “un país, dos sistemas”, o el mantenimiento de su autonomía y libertades dentro de una única China. Taiwán, un Estado independiente de hecho, celebrará elecciones presidenciales en enero próximo.

Hasta ahora, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, que ha mantenido una política de distanciamiento a China, no lograba distanciarse en las encuestas. Pero la situación en Hong Kong ha cambiado las tornas. La campaña electoral ha dejado de centrarse en la alicaída economía taiwanesa para hacerlo en la soberanía nacional. Tsai ha ganado con holgura las primarias de su partido, el Progresista Demócrata, que se le presentaban complicadas, y parece tenerlo ahora más fácil frente al principal partido opositor, el Kuomintang, que pese a ser más amistoso hacia China, se ha visto obligado a condenar el principio de “un país, dos sistemas”.

No es casualidad que los líderes de la oposición, y especialmente el recién excarcelado Joshua Wong -el más carismático de los dirigentes estudiantiles del Movimiento de los Paraguas hace cinco años- hayan hecho hincapié en usar en sus declaraciones públicas no solo el cantonés y el inglés, las dos lenguas de Hong Kong, sino también el mandarín. No para dirigirse a Pekín; para dirigirse a los votantes de Taiwán.

Los acontecimientos en Hong Kong, opina el académico Lam, “tendrán un impacto en la opinión taiwanesa… El poder del pueblo ha funcionado en Hong Kong, ¿por qué no en Taiwán?”.

Pese a todo, y pese a las voces de la sociedad hongkonesa a favor de la dimisión de Lam, es complicado que Pekín deje caer a una jefa de Gobierno elegida hace dos años por un panel de notables hongkoneses con su aquiescencia.

“Los organizadores de las manifestaciones no van a cejar hasta que la ley de extradición se abandone definitivamente. La dimisión de Lam será más difícil. Xi ha perdido la confianza en su capacidad, y ella se ha convertido en cabeza de turco por el enorme problema que su campaña (en favor del proyecto de ley) ha creado. Pero no hay candidatos viables para sucederla”, apunta Lam, el profesor universitario. “Se le permitirá un tiempo para salvar la cara, un año o dos quizás. Es posible que se le permita completar su mandato, que expira a mediados de 2022. Pero no tendrá poder real. Algo que no es nada bueno para Hong Kong, que encara una etapa de incertidumbre económica y una posible desaceleración”, añade.

Algunos manifestantes admiten que, quizá, forzar la dimisión de la ministra jefa no sea una buena idea. “Vendrá alguien que sea igual, o peor, a la hora de gobernar, porque nosotros no podemos votarle”, opina Emma Au, una pianista de 37 años en la concentración frente a las oficinas de Lam. El sistema hongkonés de democracia indirecta no permite a los ciudadanos presentar un candidato a la jefatura de Gobierno.

Au tampoco tiene grandes esperanzas en que las manifestaciones puedan lograr todo lo que piden: la dimisión de Lam, la retirada del proyecto de ley y la promesa de que los detenidos no afrontarán cargos. Las autoridades, cree, simplemente “no harán nada. Dejarán que las manifestaciones se vayan acabando por agotamiento”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información