Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 4T contra la maldita realidad

López Obrador tiene la mejor de las intenciones, pero la economía no se modificará solo porque le exijamos que sea más justa. Ni la corrupción será erradicada al conjuro de un solo hombre

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante una conferencia.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante una conferencia. AFP

El problema con la realidad es que es muy terca. Más tardó en salir el programa de becas para los jóvenes propuesto por el nuevo presidente de México que empresas dedicadas a ofrecerle a los muchachos no trabajar a cambio de un “moche”. Está claro que la corrupción no se ha enterado de que llegó un régimen que decidió que ya no existe. Tampoco los sicarios y facinerosos se dieron por aludidos con los anuncios de que la violencia y la inseguridad pública habrían de remitir en virtud del arribo de un nuevo régimen.

Por el contrario, a cuatro meses del arranque de este Gobierno, la estadística de asesinados, feminicidios y desaparecidos se mantiene al auge e incluso la delincuencia sigue inventando nuevas modalidades para reproducirse. En los últimos días se publicaron noticias de una concesionaria de autos de lujo de una importante avenida de Cancún que fue incendiada (carros incluidos) o de que los autobuses y microbuses en la Ciudad de México son explotados con granadas; ambos casos presumiblemente como exigencia por el pago de una extorsión. Probablemente por la misma razón dos empleadas de un puesto de hamburguesas fueron secuestradas por los asaltantes hace unos días en un lugar de Guanajuato.

La economía también se ha mostrado mucho más remisa para espabilarse al exhorto de los buenos deseos del nuevo Gobierno. Los ingresos petroleros serán menores a lo esperado y la recaudación fiscal por debajo de lo presupuestado. Y esto no es el resultado de una mano negra ni de la mala leche de los empresarios, sino de un entorno internacional desfavorable y de una estimación inicial demasiado optimista de parte de los nuevos funcionarios. En la práctica esto significa que López Obrador tendrá mucho menos dinero que el esperado aun cuando profundice el recorte de salarios a la burocracia y suprima el gasto suntuario. Contra las promesas de campaña de un crecimiento del 4% en el PIB para 2019, reducidas al 3% al tomar posesión, hoy se da por descontado que no alcanzará un 2%; es decir, por debajo del promedio de los últimos sexenios.

El nuevo presidente está convencido de que sus medidas buscan el bien de todos los mexicanos, que sus intenciones son las mejores y que, a diferencia de mandatarios anteriores, él no piensa enriquecer a sus amigos o a sí mismo, o dedicarse al disfrute frívolo e irresponsable del poder. Yo le creo.

Por desgracia, la realidad suele operar al margen de toda consideración ética; simplemente se desenvuelve de acuerdo a su propia lógica. Y peor para nosotros si no somos capaces de entender esa lógica. Una pared mal construida habrá de caerse así sea destinada a proteger un orfanatorio; una bien construida resistirá perfectamente las balas de un pelotón de fusilamiento sin importar que allí se masacre a inocentes. López Obrador tiene la mejor de las intenciones pero la economía no se modificará solo porque le exijamos que sea más justa; ni la corrupción será erradicada al conjuro de un solo hombre, así sea el presidente.

El pueblo no es bueno ni malo per se; la gente simplemente hace lo que tiene que hacer para sobrevivir. Y las estrategias de supervivencia están viciadas por un sistema viciado. En el peor de los casos descarrilará trenes si tiene que hacerlo, linchará sin piedad a presuntos ladrones ante la mera sospecha, hará trampas para hacerse de un subsidio adicional, provocará un bloqueo de carreteras sin importar a quien afecte con tal de resolver su problema. En otras ocasiones esa misma gente compartirá su alimento y actuará bajo códigos de honor sin importar sacrificios. Pero no se puede gobernar asumiendo que los mexicanos solo somos lo segundo.

A estas alturas AMLO debe saber que el sapo no se transformó en príncipe simplemente por darle un beso intencionado. México no cambió el 1 de diciembre. Inseguridad, corrupción, economía desigual y distorsionada gozan de cabal salud.

Se entiende que cuatro meses es poco tiempo para esperar algún cambio significativo. Pero me da la impresión de que López Obrador realmente creía que los mexicanos comenzarían actuar distinto si llegaba un presidente capaz de mostrar una disposición honesta y sacrificada. No ha sido así.

También me preocupa verlo cada vez más irritado, o quizá confundido, por una realidad tan esquiva y que su reacción sea la descalificación y la confrontación. Como si el sapo tuviese la culpa de no haberse transformado en príncipe y a fuerza de reclamos pudiésemos conseguirlo.

Entre más pronto se de cuenta el presidente de que su voluntad no basta para vencer a la realidad o para convencer a los otros de las bondades de sus medidas, más pronto comenzará a tratar de entender y sumar la voluntad de los muchos que siguen actuando en el México de antes. Que por desgracia sigue siendo el México de hoy.

@jorgezepedap

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información