Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas negras del Boeing 737 estrellado en Etiopía muestran claras similitudes con el accidente de Lion Air

Más de 300 aviones en servicio de este modelo están en tierra desde el pasado miércoles como medida de precaución

boeing 737 etiopia
Familiares de las víctimas del Boeing 737 siniestrado en Etiopía, durante el funeral el 17 de marzo de 2019. AFP

La agencia francesa que supervisa la seguridad en la aviación civil ha concluido ya el análisis de los datos contenidos en las cajas negras del Boeing 737 MAX 8 operado por Ethiopian Airlines, siniestrado hace justo una semana cuando despegaba rumbo a Nairobi con 157 personas a bordo. Las autoridades etíopes han confirmado este domingo que hay “claras similitudes” con el accidente fatal que sufrió el mismo modelo de avión de la compañía Lion Air a finales de octubre, también al iniciar el vuelo.

La ministra etíope de Transporte, Dagmawit Moges, ha evitado dar detalles sobre estas similitudes identificadas porque están sujetas a estudios en el marco de la investigación de los dos accidentes. Los 370 aviones en servicio de esta variante del popular bimotor de Boeing están en tierra desde el pasado miércoles, como medida de precaución hasta que se aclaren las causas de los siniestros.

Toda la atención se está centrando en el sistema de control de estabilidad del avión (MCAS, en sus siglas en inglés). El plan del fabricante es introducir una actualización en abril para corregir los fallos que se han detectado en su funcionamiento. También se está cuestionando el proceso de certificación seguido por la agencia estadounidense de la aviación (FAA) con Boeing, ya que sus técnicos e ingenieros no fueron capaces de anticipar las capacidades que tenía el sistema.

La investigación de las causas del siniestro del avión se realiza en coordinación entre las autoridades etíopes y las estadounidenses. La agencia de Estados Unidos dedicada a la seguridad en el transporte (NTSB) validó ya los datos recopilados y analizados por su homóloga francesa. El informe preliminar del accidente del pasado domingo se espera que esté listo para su publicación en 30 días.

Dennis Muilenburg, consejero delegado de Boeing, explicó después en un comunicado que su compañía está trabajando con las autoridades para “evaluar la nueva información disponible” y aportando asistencia técnica. Y como práctica habitual tras cada accidente, añade, están examinando el diseño del avión y las operaciones para si es apropiado actualizar el producto para mejorar la seguridad.

Las aerolíneas, entretanto, están a la espera de conocer qué solución definitiva aporta Boeing al problema técnico y poder así anticipar cuándo los reguladores en sus diferentes países les autorizarán para poder volver a operar los aviones que tienen en tierra de la versión B737 MAX. El impacto financiero en este momento no es muy grande, porque al ser un avión muy nuevo son pocos en sus flotas.

Los aviones podrían seguir en tierra al menos hasta mayo, de acuerdo con las estimaciones de la FAA, porque antes de volar debe probarse la actualización e instalarse en los aparatos que tienen las aerolíneas. También se debe formar a los pilotos sobre el nuevo sistema. Boeing tiene, además, suspendidas las entregas de nuevos aviones que salen de la cadena de ensamblaje en Renton (Washington).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información