Maduro expulsa al embajador alemán y tensa la cuerda con Europa

El presidente venezolano acusa al diplomático de “actos de injerencia en los asuntos internos del país”

El embajador alemán, Daniel Kriener. En vídeo, sus declaraciones del pasado 19 de febrero y las de Guaidó este miércoles.AFP / VÍDEO: REUTERS-QUALITYundefined

El Gobierno de Nicolás Maduro anunció ayer la expulsión del embajador alemán en Venezuela, Daniel Martin Kriener, a quien atribuyó “actos de injerencia en los asuntos internos del país”. Se trata de un argumento relativamente habitual del régimen en respuesta a la cada vez mayor presión internacional.

Más información
Guaidó busca retomar la iniciativa con la movilización del sector público
Miguel Pizarro: “Tenemos que demostrar que no somos solo un discurso”
El regreso de Guaidó pone a prueba el pulso entre chavismo y oposición

En este caso, la decisión se debe al apoyo que el diplomático brindó, igual que la mayoría de los representantes de la Unión Europea en el país, a Juan Guaidó. El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, reconocido como jefe de Estado interino por más de 50 países, volvió el lunes a Caracas tras una gira por Sudamérica y fue recibido en el aeropuerto de Maiquetía (Caracas) por un grupo de diplomáticos europeos para evitar que el régimen chavista pudiera detenerle. El martes participó en un desayuno con el político venezolano convocado por el embajador español, Jesús Silva, y al que también acudieron los representantes de Francia, Portugal y Holanda, entre otros. Durante el encuentro, el jefe del Parlamento hizo un balance de su viaje, en el que se reunió con los presidentes de Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador, y dibujó posibles escenarios futuros,

Según el comunicado difundido por el canciller venezolano, Jorge Arreaza, Kriener tiene en el país “un rol público más propio de un dirigente político en clara alineación con la agenda de conspiración de sectores extremistas de la oposición venezolana”. Las autoridades le dieron 48 horas para abandonar el país. Maduro optó por volver a agitar el fantasma del enemigo exterior con una decisión que tensa la cuerda con Bruselas, un actor necesario para explorar las posibilidades de una negociación entre el Gobierno y la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

El Ministerio de Exteriores alemán emitió a última hora de la tarde un comunicado en el que calificó de “incomprensible” una decisión que considera que agrava la situación y no contribuye a encontrar una salida al conflicto venezolano. Reiteró además que el apoyo europeo a Guaidó permanece “inamovible”. “Tomamos nota de la decisión de declarar al embajador Kriener persona non grata”, indicó el titular de Exteriores alemán, Heiko Maas en el comunicado, al tiempo que anunció que le había pedido al diplomático que viaje a Berlín para entrevistarse con él. “Es una decisión incomprensible, que agrava la situación y que no contribuye a la distensión. Nuestro apoyo europeo a Juan Guaidó continua siendo inamovible. El embajador Kriener está haciendo un excelente trabajo en Caracas, especialmente en los últimos días”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS