Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Multado por ir borracho en patinete

La policía lisboeta sanciona por primera vez al conductor de un patín eléctrico con 250 euros por circular ebrio

Patinetes por la ribera lisboeta del Tajo.
Patinetes por la ribera lisboeta del Tajo.

La policía lisboeta impuso a finales del mes pasado la primera multa por conducir ebrio en patinete, según la nota publicada por el propio cuerpo. El infractor es un joven de 18 años que dio positivo en la prueba de alcoholemia.

El patinador fue interceptado a las 8.15 de la mañana del 20 de enero en la zona de Alcántara cuando la policía percibió que no conducía con la habilidad adecuada.  El joven fue sometido a la prueba de alcoholemia y arrojó una tasa de 1,08 gramos de alcohol por litro de sangre, "muy por encima del límite legal previsto", según la nota oficial. El límite en Portugal es de 0,5 gramos.

La sanción aplicada fue de 250 euros, menos de la mitad de lo que hubiera pagado si el infractor hubiera llevado entre las manos el volante de un coche. Según el artículo 96 del Código de Circulación, las multas previstas son reducidas a la mitad en sus límites mínimos y máximos cuando son aplicables a conductores de velocípedos. El conductor de un coche en esas mismas condiciones etílicas hubiera sido multado con un mínimo de 500 euros o un máximo de 2.500 euros y de dos meses a dos años sin carné de conducir.

El patinete se ha convertido ya en una plaga en la capital portuguesa. Hay varias empresas en funcionamiento, pero una decena espera autorización municipal. Entretanto, estos vehículos son abandonados en cualquier parte, pese a que la propietaria del servicio, Lime, el más extendido, carga una tasa por este descuido.

Desde octubre, cuando Lime comenzó a funcionar en Lisboa, se han realizado más de 12.000 transportes mensuales y solo ha habido dos incidentes, según la empresa. Después de Lime se han implantado Iter y Voi.

Según el Reglamento de Circulación, los conductores de estos patinetes deben ser mayores de edad, usar casco y no pueden transportar un segundo pasajero en el aparato. Estas reglas apenas se cumplen cuando los patinetes transitan por espacios turísticos, paseos y aceras. Tanto el servicio de recogida como de aparcamiento de estos vehículos tienen lugares marcados en las zonas más turísticas de la ciudad, aunque casi nunca se respetan.

La policía anuncia que "continuará promoviendo acciones de fiscalización para evitar los comportamientos de riesgo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >