Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un diplomático norcoreano, en paradero desconocido desde que finalizó su misión en Roma hace dos meses

Un periódico surcoreano afirma que Jo Song Gil está en un "lugar seguro", con su familia y bajo la protección del Gobierno italiano

Jo Song Gil, segundo por la derecha, en un evento cultural el pasado marzo en San Pietro di Feletto, en el norte de Italia.
Jo Song Gil, segundo por la derecha, en un evento cultural el pasado marzo en San Pietro di Feletto, en el norte de Italia.

Un diplomático norcoreano de alto rango se encuentra en paradero desconocido desde el pasado noviembre —justo antes de concluir su misión como embajador interino en Italia— en una posible deserción del régimen de Pyongyang. Este jueves, un diputado de Corea del Sur aseguró, después de una reunión a puerta cerrada con los servicios de inteligencia de su país, que Jo Song Gil ha pedido asilo en Italia. JoongAng Ilbo, un periódico de amplia circulación en Seúl, había informado previamente de que está en un lugar seguro bajo la protección del Gobierno italiano y ha pedido asilo político en un Estado occidental no especificado. El Ministerio de Exteriores en Roma no confirma ninguna de estas informaciones y se limita a subrayar que no les consta que el diplomático haya solicitado asilo en Italia.

Jo Song Gil, de 48 años, pasó a ocupar el cargo de embajador interino en Roma en octubre de 2017, cuando Italia expulsó al anterior embajador, Mun Jong Nam, como represalia por el lanzamiento de misiles y la sexta prueba nuclear —la más potente— que el régimen había llevado a cabo un mes antes, después de un verano marcado por el desarrollo de su programa de armamento nuclear.

Hace apenas dos meses se le perdió la pista. Según las declaraciones del citado diputado surcoreano, Kim Min-ki, tras ser informado por el Servicio Nacional de Inteligencia, el diplomático desapareció sin previo aviso de la Embajada en Roma con su esposa antes de completar su misión en el país, lo que estaba previsto para finales de noviembre, según la agencia Reuters. “Dejaron la misión y desaparecieron”, declaró el parlamentario a la prensa.

Min-ki hizo este anuncio después de que el diario JoongAng Ilbo, uno de los tres más grandes del Corea del Sur, destapase el tema al publicar, citando a una fuente diplomática anónima, que Jo Song Gil y su familia habían pedido asilo en un país occidental y se encontraban “en un lugar seguro” bajo la protección del Gobierno italiano.

No se sabe si se trata de una deserción ni si el diplomático permanece en territorio italiano. “Desconocíamos esta situación hasta el momento”, han asegurado a este periódico fuentes del Ministerio de Exteriores italiano, que no desmintieron ni confirmaron las informaciones publicadas por el diario surcoreano. "Simplemente no estábamos al corriente", han recalcado.

De lo que sí estaba informado el Gobierno italiano, agregan, es del cambio de embajador que se produjo a finales de noviembre. Hace unos meses, a través de una comunicación ordinaria, Pyongyang les informó del relevo en su oficina diplomática. El nuevo jefe de la misión norcoreana ya se encuentra en Roma.

De confirmarse la deserción y la implicación de Italia, el caso podría convertirse en un auténtico rompecabezas para el Gobierno de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga, con escasa experiencia en relaciones exteriores.

Los medios italianos, que siguen el suceso con particular atención, recogen las informaciones de los diarios surcoreanos que apuntan a que Jo Song Gil es hijo o yerno de uno de los más altos funcionarios del régimen de Kim Jong-un. Los funcionarios norcoreanos en el extranjero a menudo están obligados a dejar en su país a algún miembro de la familia, niños en general, como medida disuasoria ante un eventual intento de deserción, señalan. El rotativo JoongAng Ilbo sugiere que Jo Song Gil pertenece a una familia privilegiada, ya que pudo llegar a Roma en mayo de 2015 con su esposa e hijos.

El último diplomático de alto rango norcoreano en desertar fue el número dos de la Embajada de Corea del Norte en Londres, Thae Yong Ho. Su huida a Corea del Sur resultó significativa porque los representantes que el régimen de Pyongyang envía al extranjero pasan por un minucioso proceso de selección en el que se calibra al milímetro su lealtad ideológica, además de estar sometidos a una estrecha vigilancia. El año pasado, Thae Yong Ho explicó en sus memorias que desertó para poder ofrecer un futuro mejor a sus hijos y que tomó la decisión cuando recibió la orden de regresar a su país. Corea del Norte, uno de los países más aislados del mundo, cuenta con 48 embajadas y varios consulados, principalmente en Asia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información