Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

João, vámonos para España

La emigración portuguesa hacia el Reino Unido declina y aumenta en España a niveles de una década

Obreros de la construcción.
Obreros de la construcción.

Si tu país va bien, para qué irte. Portugal ha pasado en seis años del 16,2% de paro a menos del 7%, y por tanto, la emigración también ha disminuido. Según el Observatorio de la Emigración, en 2017 descendió el número de portugueses que dejaron el país rumbo a la mayoría de los Estados europeos, con una gran excepción: España.

Cerca de 90.000 portugueses salieron en 2017, 10.000 menos que hace un año y 20.000 menos que hace dos. El pico del siglo fue en 2013, cuando se fueron 120.000 trabajadores, con la troika en el país y “una enorme subida de impuestos”, famosa frase del ministro de Economía de entonces, Vítor Gaspar. Desde hace tres años, “la emigración portuguesa continua en un descenso sostenido”, señala el informe, “relacionado con la recuperación de la economía, la creación de empleo y el descenso del paro”.

Pero también influye la situación de países-refugio de la emigración lusa, como son los casos del Reino Unido y Angola. La crisis económica en el país africano ha reducido en un 50% la emigración portuguesa en los dos últimos años; en 2017 apenas 2.900 portugueses fueron para allá.

En el caso del Reino Unido, la caída de la emigración portuguesa tiene que ver con la incertidumbre política del Brexit. Hace apenas dos años, la sanidad pública británica buscaba enfermeros en las escuelas portugueses ofreciendo sueldos cuatro veces superiores a los hospitales locales. Sin embargo, el pasado año se marcharon para allá 22.600 portugueses, un 26% menos que en 2016, la cifra más baja desde 2012. Al mismo tiempo, aumentan los británicos residentes en Portugal que aprovechan sus ancestros lusos para conseguir la nacionalidad del país y, en consecuencia, de la Unión Europea.

También ha bajado la emigración a Francia y a Suiza (-8,6), por cuarto año consecutivo. La excepción al generalizado descenso migratorio es España. En el último año aumentó un 18,2%, con 9.000 personas recibidas, y en el anterior un 15%. Desde 2013 crece la elección de España como lugar de trabajo.

Los 9.000 portugueses que llegaron son la cifra más alta desde 2007, cuando aún no había estallado la crisis y se construían edificios de la noche a la mañana. Más de 27.000 portugueses se mudaron a España, principalmente para trabajar en el sector de la construcción. Ahora el Observatorio señala que la recuperación de ese sector pueda ser la clave para que el país vecino sea uno de los destinos preferidos por la emigración.

España (con 96.000 residentes lusos) es ya el quinto país del mundo, según el Observatorio, adonde más emigran los portugueses, después de destinos tradicionales como Francia (615.000 residentes portugueses), Suiza (220.000), Reino Unido (139.000) y Alemania (123.000).

Según la ONU, hay 2,3 millones de emigrantes lusos por el mundo, equivalente al 22% de su población, el porcentaje más alto de la Unión Europea. En caso de un Brexit sin acuerdo, el ministro portugués de Asuntos Exteriores ya ha advertido que Portugal tratará a los británicos, como aquel país trate a los portugueses. Aunque hasta 2020 parece que no habrá cambios, de momento, los portugueses dicen bye y hola de nuevo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >