Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia intensifica la operación contra Chekatt, el hombre más buscado

El mercadillo de Navidad de Estrasburgo reabrirá este viernes

Su fotografía está ya en todas partes: televisiones, periódicos y redes sociales han distribuido el aviso de búsqueda de Cherif Chekatt, el presunto terrorista de Estrasburgo. Cientos de agentes peinan los barrios y bosques donde podría esconderse y la frontera con Alemania, la más cercana, está prácticamente blindada. Aun así, continúa en paradero desconocido dos días después del atentado, cuyo saldo aumentó a tres víctimas mortales tras el fallecimiento este jueves de uno de los heridos. La presión crece para encontrar al hombre más buscado de Francia.

Un soldado patrulla la plaza Kléber de Estrasburgo.

El barrio de Neudorf, donde la policía perdió la pista de Chekatt la noche del martes tras el tiroteo, estuvo tomado una vez más por las fuerzas del orden. Según la Agencia France Presse, agentes fuertemente armados y protegidos con escudos registraron varias casas a punta de pistola, aunque el objetivo no era a priori hallar a Chekatt.

“Se trataba de aclarar las dudas, como se ha hecho en varias ocasiones en las últimas 36 horas. No respondía a una denuncia y no quiere decir nada, permitamos que continúe la investigación”, dijo en la Asamblea Nacional el ministro del Interior, Christophe Castaner. En horas de la noche, y de regreso en Estrasburgo, aseguró que "el terrorista será detenido". Además, anunció que el mercadillo de Navidad reabrirá este viernes. "No reabrir el mercadillo sería ceder al oscurantismo de los que detestan nuestro modo de vida y nuesra libertad", afirmó en una comparecencia pública.

Según el último parte de la Prefectura del Bajo Rin, el balance del tiroteo del martes en las inmediaciones del mercadillo de Navidad de la ciudad alsaciana es de "tres muertos, cinco heridos graves y ocho leves". Las autoridades subrayaron el hecho de que se trata de un recuento "todavía provisional", en vista del estado crítico de algunos de los heridos. Una cuarta víctima se encuentra en estado de muerte cerebral, según la Agencia France Presse y el diario Le Parisien, que citan fuentes de la fiscalía antiterrorista de París.

El nuevo deceso añade más presión aún a los más de 700 agentes desplegados por toda la región para intentar hallar a Chekatt, en un operativo para el que también se ha pedido la colaboración ciudadana.

“29 años, corpulencia normal, cabello corto, posible barba, piel mate, marca sobre la frente”. Esa es la descripción que acompaña la fotografía de Chekatt en cartel de “alerta de atentado” distribuido en toda Francia desde la noche del miércoles y que pide ayuda a posibles testigos para encontrar al acusado de la matanza de Estrasburgo. “Individuo peligroso. Sobre todo, no actúe solo”, subraya tanto el afiche como las redes oficiales que también lo han distribuido.

Otra de las imágenes del día, además de la continuada presencia policial en la ciudad y sus alrededores, eran las largas filas de automóviles a la espera de pasar la frontera con Alemania. Un procedimiento habitualmente rápido pero que este jueves se ralentizaba enormemente debido a que cada vehículo era inspeccionado minuciosamente antes de poder atravesar la barreras policiales —franceses de un lado, alemanes del otro— que buscan impedir que Chekatt pase escondido en un vehículo al país vecino. Eso, si no lo ha hecho ya, una posibilidad que reconoció la víspera el número dos del Ministerio del Interior, Laurent Nunez.

Según la emisora alemana RBB, justo antes de cometer el atentado, Chekatt recibió una llamada desde Alemania, a la que no respondió. A pesar de ello, la policía alemana sigue minuciosamente esa pista, porque demostraría, cita la radio a fuentes de la seguridad germana, que el presunto terrorista mantiene lazos en el país vecino, donde también pasó una temporada en la cárcel tras cometer varios atracos. También Suiza ha aumentado los controles fronterizos, de acuerdo con medios franceses. La policía arrestó además a una quinta persona del entorno de Chekatt, mientras mantenía aún en detención preventiva a sus padres y a dos de sus hermanos.

Estrasburgo recupera la normalidad

A pesar de que aún no se ha atrapado al hombre que causó el pánico en Estrasburgo, la ciudad ha recuperado este jueves prácticamente su ritmo normal. Solo el mercadillo de Navidad, el más antiguo de Francia, permanecía cerrado un día más, por decisión de las autoridades locales. Con Chekatt aún bajo orden de busca y captura, las condiciones de seguridad no son suficientes para decidir su reapertura, justificó el prefecto de la región, Jean-Luc Marx.

Para acceder al casco viejo de la ciudad, la isla interior donde se extiende el mercadillo alrededor de la catedral, había que armarse este jueves de un cierto grado de paciencia. A pesar del tenaz frío, los guardas de seguridad instalados en todos los puentes que dan acceso a la zona —todos con vallas— no permitían el paso hasta haber revisado —de manera algo somera, eso sí— los bolsos y mochilas de todos los viandantes.

A pesar de ello, la mayoría de los comercios abrió este jueves de nuevo sus puertas y las calles volvían a estar más pobladas que el día posterior al atentado. Muchos de los paseantes se paraban en la plaza Kléber, convertida en un lugar improvisado de homenaje con velas, flores y mensajes como “Je suis Strasbourg” (en recuerdo del Je suis Charlie convertido en lema contra el terrorismo tras el atentado de 2015 contra la revista satírica Charlie Hebdo en París) depositados en varios puntos de la plaza, sobre todo bajo la estatua central. El estrasburgués Abdala Ouali era uno de ellos. Cuidadosa y afanosamente —con el frío, ni la fuerte cinta aislante que usaba pegaba bien— colgaba un cartel en el que se podía leer: “Todos unidos contra la barbarie”. “Tras el ataque, como estrasburgués estoy en shock ,desasosegado, horrorizado y quería aportar mi apoyo a las víctimas”, explicó. Al fin y al cabo, recordó, este “acto de barbarie se ha cometido en la capital de la Navidad, en la capital de los derechos humanos. Como habitantes de Estrasburgo, como seres humanos, debemos decir no al terrorismo, a la barbarie, no aquí, y no en Barcelona y en todas partes”, insistió. En horas de la tarde, la catedral de la ciudad celebró una ceremonia ecuménica en honor a las víctimas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información