Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuerzas de seguridad egipcias matan a 19 presuntos yihadistas por el último ataque a los coptos

El atentado contra el autobús en que viajaban los cristianos causó el viernes siete muertos

Entierro de una de las víctimas del atentado, este sábado en Minia.
Entierro de una de las víctimas del atentado, este sábado en Minia. AP

Las fuerzas de seguridad egipcias han matado a 19 presuntos terroristas vinculados con el ataque del pasado viernes contra un autobús con cristianos coptos que causó siete muertos, ha anunciado este domingo el Ministerio del Interior.

"Tras irrumpir en la zona y cercarla, los elementos terroristas empezaron a disparar a las fuerzas de seguridad, las cuales respondieron", ha asegurado Interior en comunicado, lo que causó la "muerte de 19 elementos terroristas, que todavía no fueron identificados".

La redada tuvo lugar en una zona "remota" en el desierto occidental de la provincia de Minia, en el centro de Egipto, "un refugio lejos del radar de las fuerzas de seguridad", según Interior.

La Policía requisó "seis ametralladoras, dos fusiles automáticos de tipo FN FAL, tres rifles, cuatro pistolas y munición", precisó Interior.

La televisión estatal difundió varias imágenes de los cadáveres de varios de los muertos de manera individualizada, todos con un arma de fuego cerca de los brazos de los cuerpos sin vida, y un papel impreso con el lema del EI dentro de una carpa en el desierto.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) asumió la autoría del ataque el pasado viernes contra un autobús de coptos, cuando se dirigían al monasterio de San Samuel, en la provincia de Minia.

Según fuentes de la Iglesia Copta, en el ataque murieron siete personas y resultaron heridas 19. Los funerales por la mayoría de las víctimas se celebraron este sábado en la iglesia catedral del Gran Mártir Tadros en la ciudad de Minia.

La prensa local destacaba este domingo la participación del presidente Abdelfatá al Sisi en el Foro de la Juventud en la ciudad costera de Sharm al Sheij, al sur de la península del Sinaí, relegando a un segundo plano las fotografías de los funerales por las víctimas del atentado de Minia. En ese foro, Al Sisi manifestó que lo ocurrido en Minia es una “agresión contra los ciudadanos egipcios”. “Nosotros, en Egipto, no diferenciamos entre cristiano o musulmán, porque todos son egipcios”, ha dicho.

Este asalto tuvo lugar en el mismo sitio donde en mayo del año pasado miembros del EI asaltaron un autobús con cristianos que hacían el mismo recorrido, con un balance de 28 muertos.

Desde diciembre de 2016, el grupo terrorista, que tiene una filial afincada en la península del Sinaí, ha reivindicado varios atentados que han acabado con la vida de casi un centenar de fieles cristianos.

Después de esos ataques, las autoridades reforzaron aún más la seguridad desplegando a militares y fuerzas especiales, que hoy están presentes en las inmediaciones de algunas iglesias.

Los coptos son la comunidad cristiana más numerosa y destacada de Egipto, donde representa cerca del 10 % de los 100 millones de habitantes del país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información