Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los judíos son hijos de Satán”

El autor de la matanza en una sinagoga de Pittsburgh, un hombre blanco de mediana edad, carece de antecedentes criminales

Imagen de Robert Bowers difundida por las autoridades el 27 de octubre de 2018.

Las autoridades identificaron durante la noche del sábado a Robert Bowers como el único autor de la matanza en una sinagoga de Pittsburgh, en la que murieron 11 personas y otras seis resultaron heridas. No revelaron su edad, pero fuentes policiales citadas por medios de comunicación informaron de que es un hombre blanco de 46 años. Las primeras informaciones apuntan a que el tirador acumulaba un claro historial de antisemitismo, aunque no tenía antecedentes delictivos. "Las acciones de Robert Bowers representan lo peor de la humanidad", anunció la fiscalía. Prometió "acciones rápidas y severas" contra el atacante, que será acusado de delitos federales de odio.

Un perfil en las redes sociales de Bowers contenía mensajes antisemitas, incluida una sugerencia de que iba a emprender algún tipo de acción, según medios estadounidenses que tuvieron acceso al perfil antes de que fuera clausurado. "No me puedo quedar sentado y mirar cómo mi gente es masacrada", escribió seis minutos antes del tiroteo en el día del sabbath. "Me da igual lo que os pueda parecer. Voy a ir dentro", agregó.

Bowers residía en Pittsburgh. Se sabe que iba equipado con un rifle de asalto y tres pistolas. Resultó herido por disparos policiales en la sinagoga El Árbol de la Vida, pero anoche su estado era estable. Como en todas las matanzas que sacuden Estados Unidos (un país donde hay casi el mismo número de habitantes que de armas de fuego en manos privadas), una de las primeras claves será esclarecer cómo obtuvo las armas y si lo hizo legalmente. Según la cadena CNN, el hombre tiene una licencia activa y efectuó al menos seis compras de armas desde 1996. El pasado 29 de septiembre, Bowers publicó en la red social GAB —que apenas restringe el contenido de sus mensajes una fotografía de su "familia" de pistolas en la que alardeaba de ellas.

Las autoridades dijeron no tener información sobre qué hizo exactamente Bowers dentro de la sinagoga durante esos 20 minutos, pero la cadena CBS habló con testigos que aseguran que gritó "todos los judíos deben morir" antes de abrir fuego. En el mensaje que publicó poco antes del tiroteo, Bowers también menciona a HIAS, una organización judía de ayuda a inmigrantes, a la que acusa de traer a invasores "que matan a nuestra gente". En otro mensaje previo, menciona información de HIAS sobre sabbaths que iban a celebrarse para ayudar a refugiados.

En su perfil, el atacante aseguraba que los "judíos son hijos de Satán" y tenía una fotografía con una diana que rezaba "1488", que se considera un símbolo de supremacistas blancos. Escribió, además, sobre teorías conspirativas y su opinión del presidente estadounidense, Donald Trump, al que asegura que no votó en las elecciones de 2016.

Tras la matanza, la red social GAB condenó "todos los actos de terrorismo y violencia". "La misión de GAB es muy simple: defender la libertad de expresión y la libertad individual online para todo el mundo", señaló en un comunicado. El perfil de Bowers fue clausurado y la empresa se puso en contacto con el FBI.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >