Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado apoya a Orbán por su respaldo frente al secesionismo catalán

El presidente del Partido Popular se estrena en la escena europea con una defensa polémica

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, este miércoles en Salzburgo.rn
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, este miércoles en Salzburgo. AFP

El presidente del Partido Popular irrumpe en la escena europea apoyando al miembro más controvertido de la familia democristiana: el húngaro Viktor Orbán. Pablo Casado acudió este miércoles a la reunión de dirigentes populares que se celebraba en Salzburgo, previa a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno. El presidente del PP quitó hierro a las dudas que pueda despertar el dirigente húngaro, contra el que acaba de cargar el Parlamento Europeo al dar el primer paso para sancionarlo por vulnerar el Estado de derecho. Y valoró la lealtad que Orbán ha mostrado hacia España en el asunto de Cataluña, según el criterio de Casado.

“El Partido Popular Europeo tiene muy presente que Hungría, cuando España ha solicitado apoyo a la hora de encarar el proceso independentista, siempre ha estado con España”, declaró Casado antes de entrar en la reunión europea. El dilema sobre si mantener a Fidesz, el partido del ultranacionalista Orbán, dentro de la órbita de la organización europea o expulsarlo a pesar de su éxito en Hungría desgarra al propio partido, que en buena medida votó a favor de iniciar ese proceso de sanciones el pasado 12 de septiembre. El grupo parlamentario europeo dio libertad de voto y los españoles evitaron respaldar las medidas contra Hungría.

En lugar de entrar en el fondo del asunto —el incumplimiento de las reglas básicas por parte de un miembro de la familia conservadora europea—, Casado criticó a la ponente parlamentaria del informe que aconsejaba el inicio de un proceso que puede acabar en sanciones (aunque resulta muy poco probable), la eurodiputada holandesa de Los Verdes Judith Sargentini. “No podemos permitir que por la denuncia de una eurodiputada de Los Verdes, es decir de la izquierda radical, estemos poniendo impedimentos a que cada institución haga lo que tenga que hacer”, alegó Casado, quien criticó a Sargentini por haber hecho unas declaraciones favorables en las que hablaba de “presos políticos” en Cataluña.

“Ya sabemos nosotros, sin que nos lo diga ninguna eurodiputada ni ningún tribunal belga ni ningún tribunal alemán, lo que tenemos que hacer, que es respetar las sentencias del Tribunal Supremo y, en este caso, que se facilite la instrucción de ese caso a través de la euroorden de aquellos delincuentes que se han ido de España”, dijo.

Más allá del papel de Casado, la reunión del Partido Popular Europeo acusó la tensión vivida estos días por el voto mayoritario contra Orbán. El encuentro transcurrió con relativa calma y el líder húngaro intervino, según fuentes conocedoras de esas discusiones.

La división en torno al polémico primer ministro, pese a todo, se mantiene. “Sobre Viktor Orbán hablamos siempre. Él no es fácil. Eso lo sabemos todos”, señaló el presidente del Partido Popular Europeo, el francés Joseph Daul.

Más información