Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump acusa a los demócratas de inflar la cifra de muertos del huracán María en Puerto Rico

El presidente rechaza el recuento oficial de casi 3.000 víctimas de la catástrofe de 2017 y dice que fue engordado para hacerle "quedar lo peor posible"

Imagen de satélite del huracán Florence llegando a la costa de EE UU.
Imagen de satélite del huracán Florence llegando a la costa de EE UU. AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha negado este jueves el balance oficial de cerca de 3.000 muertos que dejó el huracán María el año pasado a su paso por Puerto RIco. Mientras cinco Estados de la costa atlántica del país empezaban a recibir los primeros vientos de Florence, otro huracán que las autoridades califican de “extremadamente peligroso”, el presidente ha acusado a los demócratas de tratar de perjudicarlo inflando la cifra de víctimas del desastre ocurrido en el Estado Libre Asociado. 

“3.000 personas no murieron en los dos huracanes que golpearon Puerto Rico. Cuando abandoné la isla, DESPUÉS de que la hubiera golpeado ls tormenta, tenían del orden de 6 a 18 muertes. Con el paso del tiempo no subió mucho. Entonces, mucho tiempo después, empezaron a reportar números realmente grandes, como 3.000…”, ha lanzado Trump desde su volcánica cuenta de Twitter. "Esto fue hecho por los demócratas para hacerme quedar lo peor posible cuando yo estaba recaudando de forma exitosa miles de millones de dólares para ayudar a reconstruir Puerto Rico. Si una persona moría por cualquier razón, como la avanzada edad, la sumaban a la lista", ha añadido en otro mensaje.

Las acusaciones, que cuestionan la última cifra oficial del paso del huracán María en septiembre de 2017, han provocado una reacción inmediata de las autoridades de Puerto Rico. El gobernador, Ricardo Rosselló, ha asegurado que el pueblo puertorriqueño "no se merece" que se cuestione su dolor y el número de muertos. "Negar nuestros muertos no tiene perdón. ¡Maldita sea, esto no se trata de política, esto siempre ha sido un asunto de SALVAR VIDAS¡", ha tuiteado la alcaldesa de San Juan, Yulín Cruz, a quien el miércoles Trump calificó de "incompetente".

La cifra oficial de muertos del huracán María en Puerto Rico fue de 64 durante casi un año. Dicho recuento fue cuestionado por estudios independientes y finalmente, después de una revisión, las autoridades puertorriqueñas admitieron una cifra de 2.975. El aumento se produjo como consecuencia de la ausencia prolongada de electricidad en parte del territorio, la falta de acceso a cuidados médicos adecuados, la mala calidad del agua corriente y las enfermedades relacionadas con la emergencia.

La respuesta ante catástrofes naturales constituye siempre una vara para medir la eficacia del Gobierno, para el que una reacción deficiente puede resultar extremadamente dañina, como pudo comprobar George W. Bush tras el huracán Katrina, que golpeó Luisiana y Misisipi en 2005. Sin llegar a esos extremos, la respuesta de Trump al huracán María entraría en la categoría de inadecuada, especialmente si se compara con su reacción al Irma o al Harvey, que golpearon Florida y Texas, respectivamente, semanas antes. El presidente tardó 13 días en visitar Puerto Rico tras el impacto y, al llegar, tuvo intervenciones desafortunadas: le dijo al gobernador que debía "estar orgulloso" porque la cifra oficial de muertos (en ese momento) era de 16, y ofreció consejos sobre la construcción de viviendas en una isla donde casi la mitad de la población vive en la pobreza. La calidad de las ayudas a la reconstrucción también fue criticada en el Capitolio.

Pero ahora, mientras la población de las zonas sobre las que impactará esta semana el Florence se prepara para los fuertes vientos y lluvias y las previsibles inundaciones, el presidente ha decidido sacar pecho en Twitter, donde ha asegurado que su respuesta a los huracanes de 2017 mereció “notas altas”. El trabajo del Gobierno en Puerto Rico fue, para Trump, “increíblemente exitoso”, a pesar de que la propia Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ha publicado informes críticos con la labor.