Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Vivir en el castillo de ‘Juego de Tronos’ por medio millón de libras

Gosford, la construcción más grande de este tipo de Irlanda del Norte, ha sido escenario de algunos episodios de la popular serie de fantasía medieval

Castillo de Gosford, en Irlanda del Norte.
Castillo de Gosford, en Irlanda del Norte.

Aficionados a Juego de Tronos viajan desde todo el mundo hasta Irlanda del Norte para visitar los principales escenarios de la serie de televisión de fantasía medieval. Los más devotos también pueden pujar por hacerse con parte del Castillo de Gosford, donde han sido rodados algunos episodios.

Los propietarios han aprovechado el fenómeno global para hacer caja. En el anuncio del inmueble en la web de la inmobiliaria Maison Real Estate sugieren que el castillo puede ser utilizado para nuevas grabaciones.

"Un potencial comprador podría también invertir con la mente puesta en una dirección comercial, ya que los edificios han sido usados previamente como hotel y como escenario de la serie conocida mundialmente Juego de Tronos", reza el anuncio. "Las posibilidades son infinitas".

El castillo, ubicado en la pequeña ciudad de Markethill (1.652 habitantes) fue usado para escenas exteriores en la tercera temporada de la serie. Una de las escenas más recordadas grabadas en el castillo es la ejecución de Rickard Karstark, que es decapitado por Robb Stark en el episodio Besado por el Fuego.

El precio inicial es de 500.000 libras (562,45 euros), pero probablemente la compra se efectúe por uno muy superior debido a la alta demanda y a la atención que la prensa le ha dado a la noticia. "Tenemos a bastantes personas preguntando debido a Juego de Tronos, pero hay también otras partes muy interesadas", le dijo la semana pasada el director de la inmobiliaria, Ciaran McGurgan, al diario Ulster Gazette. Una portavoz de la inmobiliaria le dijo a EL PAÍS que el castillo sigue aún en venta.

Aunque parece una edificación medieval en realidad es obra de estilo neonormando construida en el siglo XIX por orden del segundo conde de Gosford. Es considerado el mayor castillo de Irlanda del Norte.

Después de que los nobles dueños del castillo lo vendieran en 1921, fue usado durante la Segunda Guerra Mundial como guarnición y prisión militar, según la inmobiliaria. Tras la guerra, el Ministerio de Agricultura estableció en la propiedad de 240 hectáreas un parque forestal. Después de un período de abandono, unos compradores lo renovaron en 2006 y convirtieron sus 23 habitaciones en apartamentos de lujo.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información