Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro de Portugal presume de cuentas a un año de las elecciones

La oposición y sus socios parlamentarios marcan su perfil esgrimiendo el mal estado de la sanidad pública

El primer ministro de Portugal, Antonio Costa.
El primer ministro de Portugal, Antonio Costa. EFE

El Estado de la Nación fue el Estado de la Salud de Portugal. En el debate parlamentario de la mañana del viernes, el primer ministro António Costa presentó las mejores cifras macroeconómicas de la legislatura —y algunas del siglo—, pero oposición y socios de la izquierda le criticaron por el estado de la sanidad pública. Costa inició el debate parlamentario afirmando que habían cumplido sus compromisos con todos: "Llegamos al Gobierno hace tres años con cuatro objetivos: acabar con la austeridad, relanzar la economía, recuperar los niveles de protección social y equilibrar las finanzas públicas. Hemos cumplido todos, hemos conciliado el fin de la austeridad con el cumplimiento de los compromisos europeos".

El primer ministro portugués recordó que los logros de su Gobierno han sido posibles gracias al apoyo de sus socios en el parlamento, el Bloco de Esquerda (BE) y los comunistas (PCP), a los que prometió "rechazar el modelo de salarios bajos y de empleos precarios" que la semana próxima se tratan en la reforma laboral.

Las críticas a la falta de inversiones en transporte y salud no empañaron el juicio que el mismo Costa tiene de sus dos años y medio de Gobierno: "Un balance positivo", que sus socios parlamentarios Bloco y PCP comparten por un lado y niegan por otro. A un año de las elecciones, que deben convocarse en otoño de 2019, cada uno insiste en perfilar más su imagen electoral. Y en las próximas semanas, con el debate de la reforma laboral y los presupuestos de 2019, se acentuará. Votarán a favor del último presupuesto de la legislatura y, a la vez, agitarán la calle con el sindicato comunista CGTP, como ya ha sido anunciado, y la convocatoria de huelgas en transporte, sanidad y educación.

Mirando a los números, el Gobierno socialista puede sonreír: 7,2% de paro, el menor desde 2002; crecimiento del 2,7% el pasado año, el mayor del siglo (bajará este año al 2,2%); déficit del 0,9%, el más bajo de la democracia (0,7% este año), deuda del 126%, cuatro puntos menos que hace un año; 21 millones de turistas (el 7,8% del PIB)....

En ese "país de las maravillas", según el diputado derechista Telmo Correia (CDS), el líder del primer grupo parlamentario, el socialdemócrata del PSD, Fernando Negrão, recordó que el crecimiento del país es inferior al de 20 países de Europa y que la presión fiscal que soportan hoy los portugueses es la más alta de la historia (37% por el 34,7% de España); pero Negrão hincó el diente en los servicios públicos, especialmente en los de salud. Negrão recordó la dimisión de directores de departamentos hospitalarios, el cierre de servicios de cirugía, la falta de enfermeros y de médicos, la falta de camas..."La naturaleza de la mayoría de izquierdas es la del escorpión, no resiste hacer el mal cuando promete hacer el bien. Este es un Gobierno agotado". Para la líder del derechista CDS, Assunção Cristas, si hoy hay menos paro es fruto de la legislación laboral implantada durante su Gobierno.

Las cifras del primer ministro para rebatir las críticas sobre los servicios de salud no evitaron que otros grupos también incidieran en esa crítica, aunque sin tanta acritud. Aunque han aumentado los centros de salud (130) y las cirugías y las atenciones médicas, para Costa parte del problema es que el envejecimiento de la población ha subido un 22% en cuatro años.

"La naturaleza de la mayoría de izquierdas es la del escorpión, no resiste hacer el mal cuando promete hacer el bien. Este es un Gobierno agotado", según el líder del PSD

Pese a que el país está objetivamente mejor que el año pasado, el PS de Costa tiene una intención de voto del 37%, 6,7 puntos menos que hace un año, cuando el país se le quemaba por los cuatro costados y fallecían 112 personas. Sin embargo, esa caída en las encuestas no es recogida por ninguno del resto de partidos, que suben o bajan décimas.

"Tenemos que rechazar el modelo de salarios bajos y de empleos precarios", promete António Costa

"Cumplimos todo lo que prometimos", aseguró el primer ministro. "Con nuestro propio programa electoral y con nuestros socios, Bloco y PCP, que nos llevaron más allá de nuestras propuestas iniciales".

Derecha e izquierda solo coincidieron en el debate en las criticas al estado de la Sanidad. Mientras para la izquierda es una consecuencia de la falta de inversión por el afán del Gobierno de reducir el déficit, para la derecha es una directa consecuencia de la reducción del horario de los funcionarios, de las 40 a las 35 horas semanas. Una reducción que no se ha compensado suficientemente con la contratación de médicos, enfermeros o secretarios de juzgados, pues no hay dinero.

Jerónimo de Sousa, líder del PCP, exigió lo mismo que el año anterior y el anterior, "una política patriótica de izquierdas, que el Gobierno ponga fin a la sumisión del euro y renegocie una deuda impagable". La líder del Bloco, Catarina Martins, también se centró en la sumisión del Gobierno, que apoya, a las reglas de Bruselas. "Cada décima que el ministro de Finanzas recorta al déficit es una décima que se quita a la inversión en la salud y la educación de Portugal".

Aunque no habló, sí que fue protagonista del debate Mário Centeno, ministro de Finanzas, presidente del Eurogrupo, y protagonista de los cortes de inversiones presupuestadas si con ello cuadra las cuentas. Días antes, en la comisión de Presupuestos, Centeno ya había advertido a los diputados sobre los riegos de proponer cortes de ingresos y aumentos de gastos. "Tendrán que asumir las implicaciones que conlleven", dijo. Centeno se refería, en concreto, al recorte en el impuesto a la gasolina (60% del precio final) que ha propuesto la derecha del CDS y apoya la izquierda del BE. Ese recorte dañaría las arcas del Estado en 470 millones de euros, un cuarto de punto del PIB.

Portugal en cifras.

Paro: del 17% en 2013 al 7,2% en abril de este año, según el Instituto Nacional de Estadística.

Crecimiento: 2,7% en 2017, el mayor del siglo (2,2% esete año.

Deuda: 130% en 2017 al 122% en 2018 (previsión).

deficit: del 4,4% en 2015 al 0,7% en 2018, (0,92% en 2017).

Tasa abandono escolar: del 50% hace 20 años al 12,6% de 2017, el más bajo de la historia.

Salario mínimo: de 505 euros en 2015 a 580 en 2018.