Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre asesina a su pareja y a tres miembros de su familia en Francia

Entre las víctimas, de una localidad sevillana, hay un niño de dos años de edad

pau francia
Un agente de la Policía Judicial, junto al edificio donde han muerto cinco miembros de la misma familia en Pau (Francia). AFP

“Un drama familiar”. Así han calificado los investigadores y varios vecinos el crimen múltiple que conmocionó ayer a la localidad de Pau, al suroeste de Francia. Un presunto ataque machista terminó con cinco personas de una misma familia muertas. Uno de ellos, francés, según las primeras investigaciones, asesinó a los otros cuatro, españoles, prendió fuego a la vivienda donde estaban y luego se suicidó. Entre las víctimas del presunto asesino está un niño de dos años.

J. H., hombre de 32 años y nacionalidad francesa, mató supuestamente con violencia al abuelo y a la pareja de este, que presentaban golpes en las cabezas. Posteriormente, prendió fuego a la casa y causó la muerte por asfixia de su esposa y del niño de dos años. Según varios medios franceses, la mujer fue encontrada atada y amordazada con cinta adhesiva en la bañera. La víctima ejercía como profesora en prácticas en el colegio La Hourquie, en la localidad de Morlaàs, a 12 kilómetros de Pau. El niño no presentaba “ningún rastro de violencia aparente”, según las primeras averiguaciones, dos de los cinco fallecidos eran originarios de la localidad sevillana de Pilas. Se trata de José Morales, de 65 años, y de su hija Manuela Morales, de 36 años. Dolores, la pareja sentimental de Morales, también fallecida, vivía en Sevilla. El niño nació en Francia.

La desolación se trasladó hasta este municipio sevillano de poco menos de 15.000 habitantes donde todo el mundo conocía a “la Manoli”, como llamaban a Manuela. Ella era una de las cuatro hijas de Josefa Jiménez.

El alcalde de Pilas, José Leocadio Ortega, compareció ante los medios para confirmar que nadie en la familia de las víctimas tenía constancia de que la esposa del presunto asesino pudiera estar sufriendo malos tratos y que su padre no viajó hasta Pau atendiendo a una llamada de auxilio de su hija. “Les ha pillado desprevenidos”, dijo el alcalde.

Manuela era la segunda de cuatro hermanas (Soledad, la que recibió la llamada del Consulado francés comunicándole la muerte de buena parte de su familia; Pepa, la tercera y María Ángeles, la benjamina) y la única que había abandonado Pilas. Se casó allí en 2004 y se marchó a Francia hace ya 12 años. Regresaba, cuenta el alcalde, en vacaciones de verano.

Los primeros resultados de las investigaciones han constatado que las dos personas de más edad, el abuelo del niño y su pareja, presentaban “heridas en el cráneo posiblemente producidas por un objeto contundente”, según el comunicado oficial de la fiscalía de Pau. El presunto autor del crimen tenía “cortes en las dos muñecas”. La fiscalía espera que las autopsias permitan determinar si esos dos fallecimientos son fruto “de golpes, la intoxicación ligada al incendio u otra causa”.

Todos los indicios apuntan a que se trata de un “drama familiar”, el resultado fatal de “una discusión que podría haber ocurrido un poco antes del final de la noche”, señaló la fiscalía. Los vecinos no escucharon nada raro de madrugada. “Era una familia muy discreta, normal”, contó Nicolas Marqués, quien explicó que salió de casa temprano a trabajar y observó que “del apartamento del primer piso salía humo”. “Llamé a mi pareja para que saliera. Al irnos he visto que había sangre en una de las ventanas”, narró ayer, cuando los vecinos ya habían recibido el aviso de que podían volver a su domicilio.

Una vecina resaltó que Manuela era “adorable”. “Se marchaba todos los días a trabajar y él se quedaba cuidando del niño. Ayer mismo les vi jugando con el balón en el parque. También vimos que estaban con un hombre de pelo blanco”, descripción que coincide con el padre de Manuela.

“Parece que hubo una disputa familiar que se convirtió en masacre. Nadie sabe nada más”, afirmó Jean-Paul Brin, primer teniente de alcalde de Pau.

Más información