Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un candidato a diputado tras salir de un debate electoral en Coahuila

Fernando Purón Johnston contendía por el PRI a una diputación federal. Había sido alcalde de una convulsa localidad fronteriza

Fernando Purón en campaña.

Otro candidato mexicano ha sido asesinado en un proceso electoral marcado por la violencia. Fernando Purón Johnston, quien contendía por el Partito Revolucionario Institucional (PRI) a una diputación federal, fue asesinado la noche del viernes tras participar en un debate en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Coahuila en la fronteriza localidad de Piedras Negras. El político fue atacado por la espalda mientras se tomaba una selfie con una mujer en las puertas del plantel educativo. En un video difundido por el diario local Vanguardia se observa a un hombre de barba y gorra que se acerca al candidato y le dispara en la cabeza. Los colaboradores de Purón que se encontraban a unos metros de él se acercan a intentar auxiliarlo. Según reportaron las autoridades murió de camino al hospital.

Purón Johnston, de 43 años, fue alcalde de Piedras Negras de 2014 a 2017, una localidad fronteriza fuertemente golpeada por la violencia ejercida por los grupos criminales. Un mes antes de concluir su cargo pidió licencia para postularse como candidato del PRI (partido en el Gobierno) a la diputación por el distrito 1. En el debate realizado ese viernes aseguró que en su administración le arrebataron la ciudad al grupo criminal Los Zetas y se la devolvieron a los ciudadanos. “Yo recibí Piedras Negras, siendo catalogada como la tercera ciudad fronteriza más violenta de México, competía con Reynosa (Tamaulipas) y Tijuana (Baja California), y regresé a los nigropetenses la ciudad fronteriza más segura de México”, dijo frente a sus contrincantes en el auditorio universitario.

Durante su gestión como alcalde había sido amenazado mediante un mensaje pintado en la barde de un panteón local, según medios locales. En 2017, su último año como alcalde, en una entrevista radiofónica declaró su odio a Los Zetas. “A ellos los odio y los combato frontalmente con la mano firme y con el puño cerrado y no les tengo miedo, la seguridad es de las actividades del gobierno municipal que más me apasionan, que más me gusta y la ejerzo a plenitud”, dijo durante la transmisión.

Tras el asesinato, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, se trasladó al hospital donde se encontraba el cuerpo del candidato. Ahí declaró a los medios que no descartaba que el crimen organizado estuviese detrás del homicidio. “Fernando Purón fue un alcalde que combatió la inseguridad”. En su cuenta de Twitter publicó un comunicado donde se comprometió a hacer justicia. “Los delincuentes no nos van a someter ni a robar la paz que tanto trabajo nos ha costado”, expuso.

El Instituto Electoral de Coahuila también condenó los actos de violencia ocurridos en este proceso político. El candidato a diputado federal por el Frente y contrincante de Purón, Evaristo Lenin Pérez, anunció que suspendería su campaña hasta que las autoridades esclarecieran los hechos. El político pidió garantizar la seguridad en la actual campaña electoral. Armando Guadiana, candidato de Morena al Senado, dijo que el viernes solicitó al gobernador Riquelme que garantizara en Coahuila la seguridad de los candidatos de todos los partidos. “Solicitamos que se investiguen lo más rápido posible estos lamentables hechos” dijo en un video difundido en sus redes sociales.