Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de expertos apoya una “mili cívica obligatoria” de un mes en Francia

El informe, encargado por el Gobierno, aún debe ser revisado por el Elíseo antes de que el plan detallado sea presentado a los ministros del ramo

El presidente Macron durante una visita en 2017 a la base de Istres
El presidente Macron durante una visita en 2017 a la base de Istres Reuters

Los planes para la “mili cívica” de Emmanuel Macron se concretan. Un grupo de expertos entregó la semana pasada al Gobierno francés el informe “definitivo” sobre la propuesta de un servicio nacional obligatorio que quiere restablecer el presidente galo desde sus tiempos de campaña. El informe aún debe ser revisado —y corregido— por el Elíseo antes de que el plan detallado sea presentado a los ministros del ramo. También queda por aclarar un punto clave y todavía nada claro, su financiación, que podría retrasar todo el programa. Pero, según el Journal du Dimanche, la idea ya está perfilada: un servicio nacional obligatorio de un mes para jóvenes a partir de los 16 años, parte del cual se hará en régimen de internado.

Tras hablarse de diversos formatos, incluso de una “mili cívica” de hasta un trimestre, la propuesta vuelve a la idea inicial de Macron, que durante la campaña habló de instaurar un servicio obligatorio de un mes para jóvenes de entre 18 y 21 años que supusiera “una experiencia ciudadana de la vida militar, de la mezcla social y de la cohesión”.

Sin embargo, desaparece definitivamente el aspecto militar de la experiencia, tanto en el título como en el contenido del servicio. Los expertos, encabezados por el general de brigada Daniel Ménaouine, proponen que durante el mes obligatorio —al que seguiría una “fase opcional” de duración no especificada aún— se realicen actividades deportivas, cursos de primeros auxilios y orientaciones para “la adquisición de reflejos en caso de situaciones de crisis”, cita el dominical a fuentes que conocen el proyecto. Durante este periodo obligatorio también se impartirían “valores cívicos y republicanos”.

Los jóvenes que deberán cumplir el servicio serán todos de la misma edad, aún no fijada pero en cualquier caso a partir de los 16 años. Se estima que cada año podrían participar entre 600.000 y 800.000 jóvenes. Lo que lleva a una cuestión crítica en los planes de Macron: cómo financiar este proyecto que, según estimaciones de la prensa, podría costar hasta 3.000 millones de euros anuales.

“Incluso solo para un mes, se necesitaría una organización muy fuerte, serían necesarios alojamientos y decenas de miles de consejeros”, dijo al dominical el diputado conservador François Cornut-Gentille. “¿Quién se encargaría? ¿Los militares?”, agregó. Eso es precisamente lo que quieren evitar unas fuerzas armadas que ya han dicho que el gasto equivaldría al coste de la disuasión nuclear. Un grupo de senadores de diversa orientación política y miembros de la comisión de asuntos exteriores y de defensa advirtieron en febrero de que los militares se sentían inquietos ante la posibilidad de tener que hacerse cargo de la costosa cuenta de este proyecto.

En cualquier caso, este tiene visos de ir para largo. Los propios expertos proponen antes que nada realizar una consulta a los jóvenes sobre el servicio obligatorio. Además, asegura el Journal du Dimanche, no parece haber prisa entre los ministros para encargarse de un proyecto con una financiación tan complicada.

Más información