Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro de Armenia, obligado a dimitir por las protestas populares

La decisión de Serzh Sargsyan de llegar a primer ministro, el cargo con más poder, tras más de una década como presidente ha desatado 11 días de manifestaciones

Serzh Sargsyan en una imagen de diciembre de 2016.
Serzh Sargsyan en una imagen de diciembre de 2016. AP

El primer ministro de Armenia, Serzh Sargsián, ha dimitido este lunes de su cargo, cediendo así ante la multitudinaria presión de decenas de miles de manifestantes que han protestado durante días en Eriván, la capital, y también en el resto del país contra su intento de permanecer en el poder, tras metamorfosearse en jefe de Gobierno tras ser presidente del Estado durante diez años. 

Sargsián, de 63 años, ha sido presidente de Armenia desde 2008, cargo para el que fue elegido dos veces para mandatos de cinco años. El político es un oriundo del Alto Karabaj, territorio disputado por Armenia a Azerbaiyán que, a partir de 1988, fue escenario de deportaciones étnicas y conflictos bélicos entre las dos repúblicas. Veterano de la guerra de Karabaj, Sargsián había sido ya primer ministro en el pasado y también ministro de Defensa de Armenia. 

El 17 de abril, Sargsián fue elegido como primer ministro por 77 votos a favor y 17 en contra por el Parlamento. Pocos días antes, había cesado como presidente, pero sus nuevas competencias como primer ministro iban a ser más extensas que las que tenía cuando era presidente en virtud de una reforma constitucional que en 2015 transformó el régimen político armenio de república presidencial en república parlamentaria.

Armenia es un aliado estratégico de Rusia, país que tiene bases militares en su territorio y con el que forma parte de la Comunidad Económica Euroasiática y la organización del Tratado de Seguridad Colectiva. Públicamente, Moscú ha mantenido una política de no injerencia ante la crisis interna y ha evitado tratar en detalle el conflicto en los canales de televisión oficial hasta que la tensión se rebajó con el cese de Sargsián. 

Miles de personas se manifiestan contra Serzh Sargsyan en la plaza de la República de Ereván este domingo. ampliar foto
Miles de personas se manifiestan contra Serzh Sargsyan en la plaza de la República de Ereván este domingo.

El movimiento por la dimisión del primer ministro fue dirigido por Nikol Pashinián, diputado de un bloque de corte prooccidental denominado Lek (Salida) y formado por tres partidos. “Nikol Pashinián tenía razón. Yo me equivoqué”, dijo Sargsián en una alocución, la última como dirigente del país a sus conciudadanos. “La situación que se ha producido tiene varias soluciones, pero no tomaré ninguna de ellas. No es propio de mí. Abandono el puesto de dirigente del país, el puesto de primer ministro de Armenia”, afirmó Sargsián en su comunicado dirigido a quienes “día y noche están en las calles con el lema 'echa a Serzh' y a los que con dificultad llegan al puesto de trabajo para cumplir con su deber” y también a los militares y guardafronteras, a sus colegas del partido y a todas las fuerzas políticas.

Apelando a los manifestantes, Sargsián dijo: “Movimiento en las calles contra mi presidencia de Gobierno. Cumplo vuestras exigencias. [Qué haya] Paz, armonía y racionalidad en nuestro país”. La decisión del político fue acogida con júbilo entre los manifestantes que día y noche han mantenido sus posiciones en la plaza de la República, en el centro de Eriván. A ellos se habían sumado en los últimos días soldados desarmados de uniforme. El domingo, tras un fallido diálogo entre Sargsián y Pashinián, la policía cargó contra los manifestantes y se produjeron varios centenares de detenciones, entre ellas la del mismo Pashinián y otros líderes de las protestas. Estos dirigentes fueron liberados el lunes por la mañana.

Tras el cese de Sargsián, la jefatura del Gobierno ha sido asumida de forma interina por Karen Karapetián, el primer vice jefe del Gobierno y que, según el periodista David Petrosián, se había distinguido por su gestión económica. “La corrupción en Armenia es fantástica y la sociedad no puede soportarla más y la relaciona con Sargsián y con su partido”, manifestó Petrosián y explicó que, pese al corte prooccidental de Elk, las reivindicaciones expresadas en las calles de Eriván se limitaban estrictamente al cese del primer ministro. Elk tiene nueve mandatos de los 105 que forman el Parlamento armenio, manifestó el periodista. Dentro de Elk, Pashinián representa el partido Acuerdo Civil. Según esta fuente, los otros dos, República y Armenia Ilustrada, apoyaban solo políticamente la reivindicación del cese del primer ministro, pero no eran favorables a recurrir a presiones mediante mítines. Según la prensa rusa, Pashinián tuvo un papel importante en las protestas de febrero y marzo de 2008, en contra de la elección de Sargsián. En aquellas protestas perecieron una decena de personas. Karapetián ha anunciado que se disponía a mantener conversaciones con Pashinián.

Más información