Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jean-Marie Le Pen deberá devolver 320.000 euros a la Eurocámara

El líder del Frente Nacional usó durante años indebidamente dinero del Parlamento Europeo

El fundador del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen.
El fundador del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen. REUTERS

Jean-Marie Le Pen deberá saldar cuentas con el Parlamento Europeo por utilizar fraudulentamente sus fondos. La Corte de Luxemburgo ha desestimado este miércoles el recurso que el fundador del Frente Nacional interpuso ante la justicia para evitar devolver a la Eurocámara 320.026,23 euros. Tampoco acepta la reclamación de otro histórico líder del partido ultraderechista, Bruno Gollnisch, que tendrá que reembolsar 275.984,23 euros.

Las cantidades incluyen el dinero que ambos recibieron para contratar asistentes parlamentarios y, según una investigación, acabaron usando para otros fines, algo que no permite el reglamento del Parlamento, que obliga a que toda la asignación de los diputados se destine a sus actividades en la institución, no a sus partidos. "Corresponde a los eurodiputados demostrar que los importes percibidos fueron utilizados con el fin de cubrir los gastos de la contratación de sus asistentes", ha concluido el Tribunal de Justicia de la UE.

En 2016, el Parlamento Europeo solicitó a ambos políticos que restituyeran el capital que no habían sido capaces de justificar, pero se negaron y recurrieron la decisión a los jueces europeos. En su apelación argumentaron que el secretario general de la Eurocámara no es competente para ordenar la recuperación del dinero, rechazaron que estén obligados a demostrar que lo utilizaron correctamente, alegaron que solo se les exige por estimar incompatible que sus asistentes parlamentarios fueran también militantes políticos, y se consideraron víctimas de un trato discriminatorio y parcial. El tribunal ha llevado la contraria a todos esos argumentos.

La medida le llega a Jean-Marie Le Pen en plena promoción de sus memorias. El libro, titulado Fils de la nation —Hijo de la nación—, ha sido un éxito de ventas en Francia solo una semana después de haber sido publicado. Lidera la lista de más vendidos en Amazon. Y agotó los 50.000 ejemplares de su primera edición antes de llegar a las estanterías, por lo que la editorial mandó imprimir otra tirada idéntica. El dinero no ha sido motivo de preocupación para el patriarca del clan Le Pen. A punto de cumplir 90 años, heredó en 1977 una inmensa fortuna procedente de un empresario afín a sus ideas.

No es la primera vez que el Parlamento Europeo actúa contra el gran icono de la ultraderecha francesa. En 2003 fue inhabilitado tras haber sido condenado por la justicia de su país por una agresión contra una candidata socialista en 1997.

Su hija Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional, con la que mantiene un enfrentamiento público desde hace años, también se ha visto envuelta en un escándalo similar por uso fraudulento de dinero comunitario. Hace poco más de un año el Parlamento Europeo embargó la mitad de su sueldo mensual después de que se demostrara que destinó 298.000 euros a retribuir a su jefa de gabinete, Catherine Griset, —que trabaja para el Frente Nacional en Nanterre (Francia), no en Bruselas ni en Estrasburgo—, mientras que 41.554 fueron para Thierry Légier, su guardaespaldas.

Más información