Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madre detenida por mantener a sus 13 hijos secuestrados en California “se quedó perpleja” al ver a la policía

Los agentes aseguran que se encontraron una escena “horrorosa” al descubrir a los jóvenes desnutridos y a oscuras. Tres de ellos estaban encadenados

Louise Anna y David Turpin con sus hijos

Eran las 7 de la mañana del domingo cuando los agentes del sheriff tocaron en la puerta de una chalet de clase media en Perris, en el interior de California, para descubrir una escena “horrorosa”, según la palabra que utilizó este martes el capitán Greg Fellows. Trece niños desnutridos y a oscuras en una casa maloliente. Tres de ellos, detalló Fellows, estaban “encadenados a algún tipo de mueble”. Siete de ellos ni siquiera eran niños, sino adultos entre 18 y 29 años, pero estaban tan desnutridos que lo parecían.

El suceso fue hecho público el lunes por la tarde y 24 horas después seguía habiendo más preguntas que respuestas sobre un caso que ha conmocionado a Estados Unidos. El capitán Greg Fellows, de la comandancia de Perris del sheriff del condado de Riverside, explicó que una de las niñas, de 17 años, llamó al teléfono de emergencias. Dijo que sus 12 hermanos estaban secuestrados en su propia casa. Los agentes se encontraron con ella no lejos de la vivienda. Les mostró fotos en el teléfono que corroboraban lo que estaba diciendo. Según los agentes, estaba “demacrada” y parecía que tenía 10 años.

Los agentes acudieron a la vivienda, un gran chalet unifamiliar ubicado en una calle sin salida de una urbanización nueva de clase media a las afueras de Perris, a unos 120 kilómetros al Este de Los Ángeles. Allí se encontraron a David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49 y descubrieron la escena. El capitán Fellows reveló el martes que la madre “se quedó perpleja” de que la policía acudiera a la vivienda, como si no fuera consciente de lo que estaba pasando. El capitán Fellows destacó varias veces la “valentía” de la niña que escapó de la casa para denunciar la situación.

Cómo llegó esta familia a esta situación sigue siendo un misterio. Las autoridades no tienen ningún registro de incidentes en esa vivienda, que ocupaban desde 2014. Los niños estudiaban en su casa, algo legal en Estados Unidos. Antes vivían en Murrieta, una ciudad cercana, y antes de eso en Texas. Los 13 hijos de la pareja tenían entre 2 y 29 años. La policía confirmo que todos son hijos biológicos.

Louise Anna Turpin y David Allen Turpin, en su foto policial.
Louise Anna Turpin y David Allen Turpin, en su foto policial. AP

Fellows dijo que por el momento no hay confirmación de enfermedad mental en los padres, que han sido acusados de nueve cargos de tortura y diez de maltrato infantil. Están detenidos bajo fianza de nueve millones de dólares. Comparecerán en el juzgado el jueves.

El martes por la mañana, decenas de medios de comunicación de todo el mundo recorrían la urbanización donde estaba la casa. Frente a la vivienda de los Turpin estaban aparcados cuatro coches. Uno de ellos era un furgoneta Chevrolet Express, con aspecto limpio por dentro y un asiento de bebé con motivos de Minnie Mouse. Los otros tres eran coches Volkswagen, todos con matrículas personalizadas que hacen referencia a Disneyland.

En la urbanización vive gente que trabaja en Los Ángeles o San Diego pero se muda al interior por los precios de la vivienda, explicaba Richard Briscoe, que vive al doblar la esquina de la calle de los Turpin. Los vecinos solo recuerdan haber visto a algunos de los niños el pasado noviembre, cuando estaban ayudando a su padre a poner césped en la entrada. Alguien denunció al Ayuntamiento que la entrada de los Turpin estaba muy descuidada. En California se puede obligar a un vecino a arreglar el aspecto de su casa, porque si está muy descuidada afecta al precio de toda la urbanización.

“Los niños eran un poco raros. Un poco zombies”, decía Briscoe a EL PAÍS. “No parecían muy normales. Se les veía mal cuidados”. Vecinos como Briscoe se preguntaban por qué esos niños no estaban en el colegio, pero no se llama a la policía porque unos niños sean raros. “Claramente estaban mal de la cabeza”, opina Briscoe al conocer el dato de que la madre no entendía que la policía acudiera a su casa. “Un vecino que vio como los sacaban de la casa me dijo que ella iba sonriendo”. En la foto policial, Lousie Turpin también aparece sonriendo.

Medios de comunicación delante de la casa donde se han rescatado 13 hijos secuestrados, el 16 de enero.
Medios de comunicación delante de la casa donde se han rescatado 13 hijos secuestrados, el 16 de enero. AFP

Las autoridades tratan ahora de reconstruir la vida de esta familia hasta el pasado domingo. Según documentos citados por The New York Times, la pareja se declaró en bancarrota en 2011 y declaró que tenía deudas entre 100.000 y 500.000 dólares. Por entonces, David Turpin trabajaba como contratista para Northrop Grumman y ganaba 140.000 dólares al año. Louise Turpin era ama de casa.

En un perfil de Facebook con el nombre de la pareja hay fotos de toda la familia desde 2011 hasta 2016. En esas fotos parecen acudir al menos dos veces a la misma capilla de Las Vegas a casarse, en la primera solos en 2013 y la segunda, en 2015, con todos los niños. Hay vídeos de las dos bodas en Internet. En las dos aparece el mismo imitador de Elvis. Según NBC, se trata de la Elvis Chapel de Las Vegas. Kent Ripley, el imitador de Elvis, dijo a la cadena que “no parecían nada más que una familia grande que estaba siempre junta, viajaba junta y hacía todo junta”. Dice que los niños eran callados y educados y que nunca vio que sus padres les mandaran o les gritaran.

Los niños se encuentran hospitalizados. Mark Uffer, director del hospital de Corona, explicó el martes a la prensa que en su centro están los siete adultos. “Es difícil verlos como adultos. Son pequeños, su desnutrición es evidente”. Uffer afirmó que el personal médico estaba “espantado” con la situación. Describió a las víctimas como “simpáticos y cooperativos” con los médicos. “Espero que la vida sea buena con ellos en el futuro.

Sophia Grant, directora del programa de maltrato infantil del Hospital Universitario de Riverside, afirmó que una vez que los niños sean alimentados poco a poco hasta lograr que se su estabilización, van a necesitar mucha ayuda psicológica a largo plazo “durante mucho tiempo”. “Estos niños van a necesitar mucho apoyo. Esto no es algo que se solucione en un par de sesiones. (La recuperación) va a ser a muy largo plazo y van a necesitar el apoyo de mucha gente en su vida”.

Más información