Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juerga sabática del hijo de Netanyahu que ensombrece un acuerdo gasístico

Una grabación oculta de una noche de fiesta del vástago del primer ministro israelí con el de un magnate petrolero dispara las alarmas

El primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu y su hijo Yair en marzo de 2015.
El primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu y su hijo Yair en marzo de 2015. AFP/Getty Images

Las noches de desenfreno de Yair Netanyahu (26) han puesto a su padre, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en un nuevo aprieto. El pasado lunes, las principales cadenas de televisión del país aireaban en horario de máxima audiencia una grabación en la que, durante una noche de juerga y desenfreno en Tel Aviv por diferentes locales de striptease, se escuchaba al joven Netanyahu recriminarle a un amigo “¿mi padre acaba de arreglar 20.000 millones de dólares para ti y no puedes prestarme 400 shekels (100 euros)?”.

El interlocutor no era otro que Nir Maimon, el hijo del magnate del gas israelí, Koby Maimon que precisamente en esa época la grabación es del verano de 2015 estaba pendiente de la aprobación definitiva por parte del gobierno israelí de un acuerdo por el que se beneficiaría para la explotación del Leviathan, el principal yacimiento de gas encontrado en la costa israelí.

La conversación entre los jóvenes, al parecer grabada por el conductor o el guardaespaldas que los acompañaban en el coche blindado de local en local, ha hecho saltar las alarmas de quienes en 2015 vieron oscuros intereses en el acuerdo de aprovechamiento sellado en diciembre de ese año.

El acuerdo, a juicio del entonces Comisionado de la Autoridad Antimonopolio de Israel, David Gilo, beneficiaba a los concesionarios de la explotación de otro de los grandes yacimientos israelíes, el de Tamar. Gilo denunció que no se favorecería la competencia, sino lo contrario y dimitió.

También el actual líder de la oposición, el laborista Avi Gabbay, que entonces formaba parte del gobierno hizo públicas sus sospechas sobre la transparencia del pacto del gas apadrinado por Netanyahu y dimitió en 2016. “Cuando luché desde dentro contra el acuerdo corrupto de gas dije que para mí estaba claro que había algo que se nos ocultaba (...) Nunca entendí lo que le empujó (a Netanyahu) a actuar contra el interés público en favor de Teshuva, Nobel y Maimon”, dijo Gabbay mencionando a los beneficiarios de la explotación del yacimiento.

Según Hadashot news desde la oficina del primer ministro habrían tratado de evitar, en vano, que la grabación saliera a la luz. Nada más conocerse su contenido, Benjamin Netanyahu hizo público un comunicado en el que denunciaba la existencia de una “caza de brujas” contra su familia y su persona en la que se habría utilizado la grabación “entre jóvenes que estaban bromeando y bebiendo” para perjudicarle. El primer ministro israelí ha negado tener lazo personal alguno con Kobi Maimon e incluso desconocer que sus hijos eran amigos.

El joven Netanyahu acusó a los medios israelíes de publicar una información “parcial y vergonzosa” ilegalmente obtenida, pero entonó el mea culpa. “En esa conversación a altas horas de la noche dije locuras sobre las mujeres y otros asuntos de los que hubiera sido mejor no haber hablado (...) Esas palabras no representan quien soy, ni los valores en los que he sido educado, ni los principios en los que creo. Pido disculpas si he ofendido a alguien con ellas”, aseguró Yair tras desatarse la tormenta.

Varios parlamentarios de la izquierda israelí ha han anunciado que pedirán al fiscal general del Estado que inicie una investigación sobre un posible conflicto de intereses en el acuerdo de explotación del yacimiento de gas impulsado por el gobierno de Netanyahu.

Pero los nubarrones sobre la gestión del primer ministro hebreo no quedan ahí. El escándalo llega después de que también se cuestionase si se debe pagar con fondos públicos la seguridad y transporte del joven Netanyahu durante sus correrías. La ley israelí no obliga a pagar de las arcas públicas protección 24 horas al día para los hijos del primer ministro, un privilegio del que gozan tras haberlo acordado así una comisión especial. Una decisión con la que muchos no están de acuerdo, entre otros, el exjefe del Shin Bet (Seguridad Interior de Israel), Yoram Cohen.

Según los medios israelíes, otro de los protagonistas de la noche de mujeres y alcohol de los jóvenes, Román Abramovich da a entender durante la grabación que el dinero que le reclama Yair Netanyahu a su amigo Nir se utilizó para pagar los servicios de una prostituta en uno de los clubes de alterne que visitaron. El joven Netanyahu bromea con incluir la próxima vez a una ex novia suya en el paquete y todos ríen ante la posibilidad de que la conversación salga a la luz y el negro destino que le esperaría al guardaespaldas si se iba de la lengua.

Para añadir más yesca a la hoguera, el audio se registró durante una noche de Shabat el día de descanso para los religiosos judíos. Toda una ofensa para los partidos ultraortodoxos que sostienen el gobierno de Netanyahu.

Síguenos en Twitter y en Flipboard