Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una feroz ola de frío ártico condiciona el fin de año en Canadá y Estados Unidos

Múltiples ciudades alteran las celebraciones al aire libre por las inusuales temperaturas, que llegan a los -42 grados en Minnesota

Una fuente helada en Bryant Park en Nueva York
Una fuente helada en Bryant Park en Nueva York EFE

Un frío desolador es el gran protagonista del fin de año en Canadá y Estados Unidos con temperaturas bajo cero, no registradas en décadas, en gran parte de ambos países. La feroz ola de frío ártico, que se espera que continúe en los próximos días, hizo que el domingo por la mañana, por ejemplo, en Tiny Embarrass (Minnesota) el termómetro indicara -42 grados centígrados en la escala Celsius, -32 en Huron (Dakota del Sur), -31 en Bangor (Maine) o -23 en Flint (Michigan).

En las zonas centrales de Canadá, las temperaturas inferiores a los 30 grados bajo cero han obligado a las principales ciudades a cambiar las fiestas públicas de Año Nuevo. Las autoridades de ambos países han pedido extremar la precaución a los ciudadanos ante el posible impacto en el cuerpo de esas temperaturas.

Según el servicio meteorológico Accuweather, la ola de frío podría superar los récords registrados en el último siglo en este momento del año.

En Nueva York, donde miles de personas acudirán a la tradicional celebración de inicio del 2018 en Times Square, se espera que sea el segundo fin de año más frío jamás registrado. Nueva York sufrió en 1917 el fin de año más frío, con una temperatura de -17 a medianoche. El pronóstico para este año es de -11, igualando las cifras de 1962, pero el viento hará que la sensación real de temperatura iguale la de hace 100 años.

La ciudad ha pedido a los ciudadanos que no dejen al descubierto su piel y han advertido de que el consumo de alcohol es perjudicial porque hace que el cuerpo pierda temperatura corporal. En Times Square, habrá personal extra de emergencia en caso de que sea necesario.

Las autoridades decretaron una alerta por vientos helados para 70 millones de estadounidenses, sobre todo en el centro y noreste del país. Hace un año, la alerta afectaba a 30 millones de personas, según datos de la cadena CNN. El frío ha obligado a cancelar eventos al aire libre en múltiples ciudades. Incluso, en el sur del país se registraron temperaturas gélidas y podría acumularse hielo.

En otras zonas azotadas por el frío se han cancelado acontecimientos al aire libre, como una celebración de langostas en Orchard Beach (Maine), que por primera vez en 30 años tendrá lugar en otras fechas. Sin embargo, en localidades de Rhode Island y Pensilvania se ha decidido no faltar a las tradiciones y no se han cancelado eventos públicos.

Las autoridades se están movilizando para proteger a los ciudadanos aunque algunos como el presidente, Donald Trump, un escéptico del cambio climático, lo han aprovechado para ironizar sobre el calentamiento global. "En el este, podría haber la Nochevieja más FRÍA registrada. Quizá nos vendría bien un poco de ese calentamiento global del que nuestro país, pero no otros países, iba a pagar billones de dólares por protegerse. ¡Tápense!", escribió el jueves en Twitter el mandatario, que ha sacado a EE UU del Acuerdo de París contra el Cambio Climático.

El gobernador de Maine, Paul LePage, declaró el viernes el estado de emergencia en ese Estado para permitir que los camiones con gasolina, utilizada para calentar casas en el noreste del país, pudieran circular más allá del horario marcado por ley.

La situación es igual de dramática en Canadá. Una de las ciudades más afectadas es Ottawa, donde los termómetros marcaban -20 grados centígrados a mediodía del sábado, según informa la agencia Efe. Para la noche del 31 de diciembre, los meteorólogos prevén que el termómetro se situará en -28 grados centígrados pero el efecto del viento rebajará la temperatura corporal a -39 grados, lo suficiente para causar la congelación en minutos de las partes expuestas de la piel.

Fuerte descenso de temperaturas en el norte de México

I. F., México

La ola de frío no afectará únicamente a Estados Unidos y Canadá. El norte de México también sufrirá en las últimas horas del año temperaturas bajas y nieve, según ha alertado este domingo el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en un comunicado. El organismo pronostica un marcado descenso de temperatura, principalmente en la zona noreste del país. En áreas montañosas de Baja California, Chihuahua, Coahuila y Durango se esperan temperaturas inferiores a cinco grados bajo cero. Y en las sierras de Sonora, Zacatecas, Estado de México, Hidalgo y Puebla, el termómetro estará entre cero y cinco grados centígrados. Durante la madrugada del 31 de diciembre al 1 de enero se prevé aguanieve o nieve en el norte y el centro de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Las bajas temperaturas serán originadas por la intensa masa de aire polar asociada con el "muy fuerte" frente frío número 20, que recorrerá el norte, el noreste y el oriente de México.

Más información