Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El soldado que ondeó la bandera española en Líbano

Las fuerzas especiales libanesas dedicaron a las víctimas de Barcelona su victoria sobre el ISIS, desencadenando un inesperado duelo de banderas entre ambos países

Chadi Fayad, de 34 años y miembro de las fuerzas especiales libanesas ondeó la bandera española en homenaje a las víctimas del atentado de Barcelona.
Chadi Fayad, de 34 años y miembro de las fuerzas especiales libanesas ondeó la bandera española en homenaje a las víctimas del atentado de Barcelona.

Ojos verdosos, nariz fenicia, pulcro afeitado y sonrisa fácil, así es el rostro de Chadi Fayad, de 34 años, sargento de las fuerzas especiales libanesas del aire que el pasado 19 de agosto alzó la bandera española en pleno campo de batalla. Lo hizo en solidaridad con las víctimas del atentado de Barcelona después de que su unidad librara una exitosa batalla contra el ISIS. A sus espaldas se erguía Raas Baalbeck, localidad libanesa sita a escasos kilómetros de la frontera siria por donde se infiltraron 600 yihadistas. Frente a él, y a unos 500 metros de distancia, la última posición del ISIS en Líbano, cuyos muyahidines seguramente no entendieron aquella mañana a qué se debía ese extraño duelo de banderas. Algunos replicaron en las redes sociales que efectivos españoles combatían en el país.

“Es la primera vez que hacemos algo así. Fue idea de nuestro coronel Jean Nahra, indignado por el atentado que tuvo lugar dos días antes en Barcelona”, cuenta el sargento Fayad en el cuartel del Cuarto regimiento de Gosta, al norte de Beirut. El Líbano conoce muy bien el dolor en el que se sumió España, con más de un centenar de libaneses muertos en múltiples atentados terroristas perpetrados por el ISIS en el país. Todos sus compañeros saben que el sargento es un incondicional del futbol español y no se pierde un solo partido de la "furia roja" a cada mundial. Fayad desplegó esa bandera que cuidadosamente guarda en su casa, la misma que compró en 2010 para celebrar el título mundial que España arrebató a Holanda. La instantánea, tomada con el móvil de un compañero, se hizo inmediatamente viral en las redes sociales. Hasta el propio Ejército libanés la rescató para publicarla en su página web.

La respuesta española no se hizo esperar. Conmovidos por el gesto, al día siguiente la foto de los dos misteriosos soldados y una bandera libanesa aparecieron entre velas y rosas que marcaban el lugar del atentado en las Ramblas de Barcelona. Más tarde, la ministra de defensa española, María Dolores de Cospedal, invitó a su homologo libanés, Yacoub Sarraf, a asistir al desfile del 12 de octubre en Madrid. Esta vez fue un cabo en formación quien desfiló en la capital española con la bandera libanesa seguido de tres escoltas españoles. Ahí no quedó la cosa, porque Sarraf devolvió la invitación y el pasado 22 de noviembre, día de la independencia del Líbano, el general de división español Luis Cebrián Carbonell fue la única autoridad militar extranjera presente compartiendo palco con el Comandante de las Fuerzas Armadas Libanesas (FAL), Joseph Aoun.

“No esperábamos semejante reacción, me siento muy orgulloso”, admite Fayad. Aclamado como héroe por los suyos, el sargento ha demostrado ser un patriota enconado, hasta el punto de llamar Líbano a su único hijo de tres años. Sin embargo, y a pesar del eco mediático que la instantánea provocó en España y en Líbano, el rostro del soldado de la bandera española era hasta hoy desconocido. “Sois los primeros en entrevistarme”, asegura. Originario de la norteña localidad de Akkar y con 13 años de servicio en las fuerzas especiales, Fayad ha participado en las mayores ofensivas que ha librado el país contra grupos terroristas llegados de fuera. La experiencia más dura fue precisamente la primera cuando en 2007 perdió a 171 compañeros en los cuatro meses de combates que libraron contra el grupo islamista radical Fatá al Islam, en el norteño frente de Naher el Bared.

Aquella mañana del 19 de agosto, 1.200 efectivos de las fuerzas especiales libanesas libraron encarnizados combates para arrebatar una importante base a los yihadistas. En los 10 días que duró la operación para expulsar al reducto del ISIS del Líbano, las FAL perdieron a seis de sus hombres y varias decenas resultaron heridos.

El simple gesto de solidaridad que protagonizó la mano de Fayad ha logrado acercar a ambos gobiernos, pero sobre todo a ambos pueblos. Estas navidades, es la imagen de la bandera libanesa posando junto a la española el día de la hispanidad la que se ha convertido en la postal navideña que reciban en sus correos en Beirut los destinatarios del oficial de enlace militar de la embajada española.

Síguenos en Twitter y en Flipboard