Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente alemán reúne a los partidos para que cedan en sus posiciones

Verdes y liberales acuden al palacio presidencial. El jueves le toca el turno al SPD

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, durante la reunión con los presidentes de Los Verdes en el palacio presidencial el martes.
El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, durante la reunión con los presidentes de Los Verdes en el palacio presidencial el martes. Getty Images

Al día siguiente del colapso de las negociaciones para formar Gobierno en Berlín, ha comenzado la ronda de encuentros con los que el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, aspira a convencer a los partidos para que cedan en sus posiciones. La inmigración, el medioambiente y la fiscalidad son algunos de los asuntos que han impedido que los partidos llamados a entenderse limaran sus diferencias y pusieran en pie un Ejecutivo. Si el socialdemócrata y antiguo ministro de Exteriores Steinmeier no logra convencerles, la sombra de la repetición de elecciones se cierne sobre Alemania.

Este martes le tocó el turno a los liberales y a los Verdes, dos de los cuatro partidos llamados a formar la fracasada coalición Jamaica y cuyos líderes desfilaron a media tarde por el palacio presidencial de Bellevue. El miércoles, el presidente se reunirá con Horst Seehofer, líder de la conservadora CSU bávara y el jueves son los socialdemócratas (SPD) los que acudirán a conversar con el presidente. Esta última cita se perfila como la más importante teniendo en cuenta la negativa del SPD a reeditar la llamada gran coalición con el bloque conservador de la canciller, Angela Merkel. La gran coalición y la Jamaica son las dos únicas opciones matemáticamente posibles, según los resultados de las elecciones del pasado septiembre, en las que ganó por cuarta vez Merkel, pero sin mayoría suficiente para formar Gobierno. La extrema de derecha y el partido de La Izquierda son los excluidos de la ronda presidencial.

Christian Lindner, líder de los liberales y el hombre que se levantó de la negociación el domingo a medianoche haciendo saltar por los aires el proyecto de Gobierno, ha confirmado en una entrevista que publica el Frankfurter Allgemeine Zeitung, que volver a la mesa de negociación de Jamaica “no tiene ningún sentido”.

Al coro de voces que pide a los partidos que busquen una salida para formar Gobierno en la mayor economía de la zona euro, se le sumó el martes Wolfgang Schäuble, presidente del Bundestag y hasta hace pocas semanas, todo poderoso ministro de Finanzas. “Los votantes decidieron en las elecciones. Ahora, los elegidos debemos asumir y actuar con responsabilidad”, dijo el político conservador en la Cámara Baja. “Tenemos la obligación de formar mayorías”, recordó el nuevo presidente del Parlamento.

Derribar a Merkel

Y mientras el procedimiento sigue su curso, los cuchillos volaban en Berlín, a la caza de culpables del fiasco político que puede mantener bloqueado al Gobierno durante meses. El veterano político verde y miembro del equipo negociador Jürgen Trittin, ha lanzado uno de los dardos más afilados contra el líder liberal en una entrevista con Die Welt. “Lindner tenía un plan: derribar a Merkel”, ha dicho Trittin, quien cree que la espantada liberal formaba parte de un plan premeditado.

Las nuevas encuestas que publican las televisiones coinciden con Trittin en culpar a Lindner. El 55% de los consultados, según el sondeo que publica la cadena de televisión ZDF, cree que los liberales son los causantes de que las negociaciones hayan fracasado. Unos dos tercios de los alemanes aseguran además lamentar el fracaso de la coalición Jamaica.

En cuanto a las opciones para salir del bloqueo, el 51% de los encuestados preferiría pasar otra vez por las urnas antes de que gobierne un Ejecutivo de minoría (30%).

Más información