Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acoso al presidente de Israel por no indultar al soldado que remató a un palestino

Reuven Rivlin sufre una ola de ataques por negar el perdón al militar condenado a 18 meses de cárcel

Noticia en la web del diario isarelí 'Haaretz' sobre la campaña de acoso al presidente Rivlin.
Noticia en la web del diario isarelí 'Haaretz' sobre la campaña de acoso al presidente Rivlin. AFP

Desde la época que precedió al asesinato del primer ministro Isaac Rabin en 1995 no se recordaba en Israel una ola de acoso semejante a un mandatario. El presidente del Estado, Reuven Rivlin, que visitó oficialmente España hace dos semanas, denegó el domingo el indulto al soldado Elor Azaria, condenado por homicidio en uno de los juicios que más ha fracturado la sociedad israelí. Este militar de reemplazo fue sentenciado a 18 meses de cárcel en un consejo de guerra por haber rematado en 2016 de un disparo a un atacante palestino que yacía malherido en un puesto de control de Hebrón (Cisjordania).

Políticos de la derecha —entre ellos del gubernamental Likud, del que procede Rivlin— se apresuraron a criticar la decisión del jefe del Estado de no perdonar al reo. “Ha abandonado a su suerte a Azaria y ha socavado la institución del indulto presidencial”, le acusó la ministra de Cultura, la israelí de origen español Miri Regev, exgeneral del Ejército, antigua jefa de la censura militar y representante del ala más conservadora del Likud.

Las expresiones de acoso al mandatario se expandieron este martes a través de las redes sociales, donde circularon imágenes manipuladas de Rivlin con la bandera palestina o cubierto con la kufiya, el pañuelo que hizo célebre Yasir Arafat, primer presidente de la Autoridad Palestina. “Rivlin es un traidor yehudon [chico judío, término despectivo dirigido a quien reniega de su tradición]. Que su memoria y su nombre sean malditos”, rezaba la leyenda en hebreo, citada por France Presse, que acompañaba las fotos. La policía ha abierto una investigación para localizar a los autores de los fotomontajes.

El primer ministro y líder del Likud, Benjamín Netanyahu, dijo en una reunión del partido, según la prensa israelí, que “no todas las críticas [a los políticos] equivalen a una incitación [a la violencia]”, aunque admitió que era “inaceptable” recurrir a la kufiya para cuestionar a un alto cargo.

Isaac Herzog, líder parlamentario de la oposición, recordó en las redes sociales que el también laborista Rabin había sido acosado antes de su asesinato con carteles en los que aparecía cubierto con el pañuelo palestino. “Todos sabemos como empieza esto, y todos sabemos cómo acaba”, advirtió.

En plena borrasca política, la presidencia de Israel suspendió este lunes un acto de Rivlin en el jardín de su residencia oficial –el tradicional vareado de los olivos por parte de estudiantes judíos y musulmanes– a causa del “tiempo inclemente”. En Jerusalén, sin embargo, lucía un tibio sol otoñal que invitaba a disfrutar de las terrazas de los cafés.

Más información