Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos dos muertos en Nairobi tras la denuncia de pirateo electoral del candidato opositor

Con el 74% escrutado, Kenyatta se perfila como vencedor en las presidenciales de Kenia frente a Odinga

Agentes antidisturbios golpean a uno de los manifestantes en Mathare, suburbio de Nairobi, capital de Kenia.

Al menos un par de manifestantes han muerto en los disturbios poselectorales en Kenia. El líder de la oposición, Raila Odinga, ha acusado este miércoles a la coalición gobernante de haber pirateado el sistema informático de recuento de votos de las elecciones generales celebradas este martes, usando la identidad del director de telecomunicaciones de la Comisión Electoral, Chris Msando, que fue asesinado hace diez días. Las dos muertes violentas han ocurrido en el slum de Mathare, en la periferia de Nairobi, la capital, después de que agentes policiales fueran desplegados en la zona para sofocar las protestas, según AFP. Con un 74% de los votos escrutados, la comisión electoral otorga la victoria al actual presidente del país, Uhuru Kenyatta, con un 54% de los votos y una ventaja e 10 puntos sobre Odinga, líder de la coalición Súper Alianza Nacional (NASA, por sus siglas en inglés).

Partidarios de esta formación han salido ya a las calles de varias ciudades del país africano para protestar contra los resultados. Los manifestantes han levantado barricadas tanto en un barrio de la localidad de Kisumu como en Mathare, suburbio de Nairobi, la capital. Las fuerzas de seguridad han utilizado palos y lanzado gases lacrimógenos para dispersar a los asistentes a las protestas.

"El fraude de Jubileo [coalición del presidente del país] ha perpetuado sobre los kenianos, sobrepasa cualquier nivel de robo a los votantes en la historia de este país. Pero esta vez les hemos cogido", ha publicado Odinga en su perfil de Twitter.

"Es un fraude de gravedad monumental, no hemos tenido elecciones", ha dicho este miércoles Odinga, quien no ha querido desvelar de dónde había obtenido esta información. "Lo sabemos por nuestras fuentes, pero no podemos desvelar quiénes son, debemos protegerlas", ha asegurado.

La manipulación informática del sistema, según sostiene, comenzó ayer martes a medio día, mientras la gente votaba, utilizando la identidad de Msando, cuyo cadáver fue hallado con un brazo amputado.

"Hemos dado todas las pruebas a la Comisión Electoral, estamos esperando una respuesta, tenemos incluso la identidad de los autores, que representan a Jubileo", ha asegurado. "Le estamos pidiendo a nuestra gente que no acepte los resultados, pero que mantengan la calma. Pero yo no tengo el control sobre la población", ha advertido.

La Comisión de los Derechos Humanos en Kenia, una ONG que ha seguido desde el terreno los comicios, ha denunciado también discrepancias entre los resultados provisionales ofrecido por el órgano electoral y las hojas firmadas por los partidos en los colegios en los que han tenido presencia.

En 2007, el líder opositor rechazó los resultados de las elecciones que perdió, lo que derivó en una ola de violencia interétnica en la que murieron más de 1.300 personas. En las elecciones de 2013, que se vivieron con cierta estabilidad, Odinga, de la etnia luo, denunció también fraude electoral y recurrió al Tribunal Supremo, que validó no obstante la victoria de Kenyatta, de la etnia kikuyo.

Más información