Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump dice un promedio de 4,6 mentiras al día

En sus seis primeros meses, el presidente ha hecho 836 afirmaciones falsas o engañosas, según un estudio

El presidente, Donald Trump, el sábado pasado.
El presidente, Donald Trump, el sábado pasado. AFP

4,6 mentiras al día. Ese es el promedio del presidente de Estados Unidos. En estos seis primeros meses en la Casa Blanca, Donald Trump ha hecho 836 afirmaciones falsas. Las cifras corresponden a un nivel similar a sus primeros 100 días, cuando la media era de 4,9 al día y el total 492, según un estudio de The Washington Post. Su hábito, enraizado en décadas en el mundo empresarial, no discrimina entre temáticas y ha agitado la política en Estados Unidos.

Comenzó en la campaña electoral. Pero entonces se menospreciaba como una estrategia política por conseguir la Casa Blanca y, por tanto, algo relativamente normal. A las pocas horas de asumir la presidencia, el portavoz de Trump, Sean Spicer, ya insinuó lo que es una realidad: los hechos importan poco en el universo Trump. Visiblemente agitado, Spicer gritó a periodistas y les criticó por dar cifras inciertas sobre el número de gente que asistió esa misma mañana a la ceremonia de inauguración de Trump. “Fue la asistencia más alta de cualquier inauguración presidencial y punto”, zanjó, falsamente, Spicer. Una asesora cercana a Trump, Kellyanne Conway, defendió las palabras del portavoz y dijo que este había proporcionado “hechos alternativos”.

Desde entonces, la tendencia de la Casa Blanca y el presidente de EE UU a propagar informaciones inciertas, parcialmente ciertas o abiertamente falsas no ha cesado. Dos de las mentiras más indiscretas de su presidencia las pronunció Trump durante un discurso en Polonia a principios de este mes. Allí el republicano afirmó que gracias a la presión de su Administración a otros países miembros, “miles de millones de dólares están siendo destinados a la OTAN con mayor rapidez”. Sin embargo, la realidad es que en 2014 —tres años antes de que llegara al poder— los países de la alianza acordaron aumentar el gasto individual de cada país al 2% de su PIB en una década. Trump ha repetido esta falsedad al menos 17 veces.

La temática varía y la frecuencia también. La reforma sanitaria de Barack Obama, Obamacare, es el tema sobre el cual Trump más miente. El republicano ha repetido al menos 44 veces alguna afirmación que describa Obamacare como un programa “básicamente muerto” o fallido. Sin embargo, la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) ha señalado numerosas veces que, pese a los problemas asociados, la ley permite a millones de personas gozar de seguro médico a un coste asequible. Las fisuras entre los republicanos del Senado se consumaron esta semana al naufragar el debate de la reforma, lo que supone un duro golpe para Trump.

Muchas de sus otras mentiras tienen que ver con sus logros durante la campaña. A las tres semanas de instalarse en la Casa Blanca, Trump alardeó falsamente de haber logrado “la mayor victoria electoral desde Ronald Reagan”. La realidad es que Obama y George H. W. Bush consiguieron más votos electorales. Al ser corregido por un periodista, el republicano dijo: “Ah, no sé, me dieron esa información”. Al presidente también le gusta atribuirse éxitos de los que no es responsable, como la caída del desempleo o la restauración de las exportaciones estadounidenses de carne a China —pactada en su esencia por el Gobierno de Obama.

Trump no sólo recurre a Twitter, su red social favorita, para propagar este tipo de falsedades, criticar a sus opositores y defender sus acciones. Su breve historial como presidente sigue mostrando que no necesita ocultarse tras el teclado de su iPhone para difundir hechos alternativos si no que lo hace a menudo en entrevistas, discursos y comentarios a la prensa.