Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 600 edificios en Inglaterra tienen un revestimiento similar al de la torre Grenfell

Dimite por petición del Gobierno tras el incendio el responsable del Ayuntamiento de Kensington

Incendio en la torre Grenfell, en Londres.
Incendio en la torre Grenfell, en Londres. AFP

Unos 600 edificios de Inglaterra tienen un revestimiento inflamable como el que cubría la torre de apartamentos Grenfell, en Londres, cuyo incendio la pasada semana costo la vida a 79 personas, según estimaciones de concejos locales difundidas este jueves por el Gobierno británico.

El Ejecutivo de Theresa May ordenó hacer pruebas en todos los revestimientos de edificios altos del país. El análisis reveló que al menos tres tienen revestimientos inflamables, pero los concejos locales estiman que en total hay 600 solo en Inglaterra.

El incendio ha costado su puesto al responsable ejecutivo del Ayuntamiento de Chelsea y Kensington, Nicholas Holgate. Este jueves Holgate ha explicado en un comunicado que presenta su dimisión porque así lo ha solicitado el ministro de Gobierno Local y Comunidades, Sajid Javid, a Nicholas Paget-Brown, el líder del consejo de Chelsea y Kensington, el barrio en el que está situado el edificio incendiado. Holgate fue centro de las críticas por el retraso del ayuntamiento de ese barrio de Londres, en atender la crítica situación de los damnificados por el fuego.

La renuncia llega un día después de que la primera ministra británica Theresa May pidiera disculpas por la pobre reacción inicial de las autoridades al incendio. "Como primera ministra, pido disculpas por ese fracaso. Fue un fracaso del Estado, a nivel local y nacional", dijo May.

"Servir a las familias tan desesperadamente afectadas por la tragedia dolorosa en Grenfell Tower continúa siendo la prioridad del Consejo", ha afirmado Holgate. "A pesar de mi deseo de haber continuado, en circunstancias muy exigentes, asumiendo las responsabilidades ejecutivas del Consejo, he decidido que es mejor renunciar a mi cargo, una vez que se ha nombrado un sucesor adecuado".

Holgate ha hecho hincapié en que para tener éxito en la gestión política en Londres hay que contar con la "confianza y el apoyo" del Gobierno central. "Todavía hay mucho por hacer por las víctimas del incendio, que requieren toda la atención de este consejo y de muchos otros", ha añadido. "Si hubiera continuado en mi puesto, mi presencia habría sido una distracción".

Las investigaciones sobre las causas del incendio apuntan a que el material inflamable de los paneles que cubrían la torre Grenfell fue responsable de la rápida propagación del fuego, sumado al hecho de que la separación entre el revestimiento y el edificio creó un efecto chimenea.

Poco antes de que se conociera la existencia de 600 edificios con un revestimiento similar al edificio incendiado, May anunció que habían ordenado realizar pruebas en todos los materiales que recubren los edificios altos del país.

"Poco antes de venir a la Cámara (de los Comunes), me informaron que algunos tests revelaron que eran inflamables", dijo May en una intervención en el Parlamento sobre el incendio que el miércoles pasado.

"Las autoridades locales y los servicios de bomberos locales concernidos fueron informados, y, mientas hablo, están tomando todas las medidas necesarias para asegurarse de que los edificios son seguros e informar a los vecinos afectados", explicó May.

La primera ministra no quiso señalar directamente al revestimiento de la torre Grenfell como culpable de la rápida expansión de las llamas, "pero, como precaución, el gobierno organizó el examen de los revestimientos en todos los edificios relevantes".

May enumeró todas las ayudas recibidas por los vecinos afectados, después de recibir una lluvia de críticas por evitarlos al día siguiente del incendio, cuando visitó el edificio del barrio de Kensington y Chelsea y se reunió sólo con los servicios de rescate.

Muchos de los moradores de la Torre Grenfell eran inmigrantes y May quiso tranquilizarlos prometiendo que su estatuto legal no será un obstáculo para recibir ayudas: "no habrá controles de inmigración", prometió.

Más información