Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Comisión Europea cree que Francia “gasta demasiado”

Juncker señala que el nivel de gasto público, el 57% del PIB, es insostenible a largo plazo

Dia de Europa
Juncker bromea con Gabriel (en el centro) durante la presentación del libro del ministro alemán. Getty Images

Concluida la tregua electoral, Francia empieza a recibir lecciones de Bruselas. La cúpula europea confía en que el nuevo presidente, Emmanuel Macron, acometa reformas hasta ahora postergadas. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha puesto este lunes el acento en el gasto público. “Nos enfrentamos a un problema particular con Francia. Los franceses gastan demasiado dinero y lo gastan en las partidas equivocadas", ha enfatizado Juncker pocas horas después de felicitar a Macron por su victoria.

El escenario no era casual. El líder de la Comisión, que en los últimos meses ha tratado de revertir parte de las consignas proausteridad que marcaron el tono de Bruselas durante la crisis, ha recuperado este mensaje en Berlín, la capital más estricta en el rigor en las cuentas públicas. “Los franceses dedican entre el 53% y el 57% de su PIB al presupuesto público. Teniendo en cuenta el nivel relativamente elevado de deuda, eso no puede funcionar a largo plazo”, ha abundado Juncker, informa France Presse. El presidente comunitario respondía a preguntas de los periodistas tras participar en la presentación de un libro del ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel.

El gasto público en Francia asciende al 57% del PIB. Se trata de la cifra más elevada de la UE junto con Finlandia, según datos de 2015, que sitúan la media europea en el 47%. A cambio, ese colchón estatal ha permitido a Francia sortear la crisis de forma menos dramática que otros. Sus niveles de riesgo de pobreza figuran —también con Finlandia— entre los más bajos de la UE: apenas un 14% de la población corre el riesgo de ser pobre tras las transferencias públicas, según datos de Eurostat, la agencia estadística de la UE. La media comunitaria está en el 17%. En España, el porcentaje se sitúa en el 22%.

Bruselas, pese a todo, apunta al peso del gasto público sobre la economía para reclamar la sostenibilidad de las cuentas francesas. El jefe del Ejecutivo comunitario presenta, además, la voluntad reformista que ha prometido Macron como una muestra de respeto al resto de socios comunitarios. “Corresponde a los franceses hacer un gesto hacia los demás”, ha concluido. Juncker fue muy criticado el año pasado cuando admitió que la Comisión Europea era indulgente con las metas de déficit fijadas a París "porque es Francia”.

Con esta apelación a recortar el gasto público, el presidente comunitario parece dar por concluido el miedo a que la extrema derecha se fortalezca por el rechazo de buena parte de la ciudadanía a la austeridad en las cuentas públicas. Aun así, Juncker ha querido matizar su propio discurso pidiendo “flexibilidad” en la senda de reducción de los desequilibrios franceses e instando a evitar el error de “ahorrar en lo incorrecto”.

Más información