Los votantes de Lasso insisten en el recuento de las papeletas en Ecuador

De momento, la autoridad electoral no ha dado muestras de que atenderá las exigencias de la oposición

Simpatizantes del candidato opositor Guillermo Lasso protestan en Quito.
Simpatizantes del candidato opositor Guillermo Lasso protestan en Quito.José Jácome (EFE)

El edificio del Consejo Nacional Electoral (CNE), en Quito, se ha convertido en un símbolo de resistencia para las personas que votaron al candidato opositor Guillermo Lasso y no aceptan el resultado electoral. Allí estuvieron tras la primera vuelta y solo abandonaron la calle cuando el organismo electoral admitió que habría una segunda votación. Son pocos durante el día, pero el número crece en la tarde, cuando la gente sale de su trabajo y se concentra en el lugar.

Una valla metálica y un amplio contingente policial los aleja de la parte frontal del edificio electoral, pero igualmente dirigen sus consignas hacia él. Van desde el clásico “Fuera Correa fuera” hasta “Lasso presidente, Lenín delincuente” y “Pozo al calabozo”, este último en referencia al presidente del CNE, que es el rostros que las malas noticias para ellos.

Lasso y su binomio Andrés Páez se han turnado en las arengas. Lasso estuvo el lunes pasado, tras dar la rueda de prensa en la que desconoció los resultados. Su mensaje fue claro: “No vamos a bajar los brazos”. En la misma línea se pronunció Páez este martes: “Estamos en la obligación de mantenernos aquí y seguir reclamando”.

La jornada de hoy estuvo caracterizada por un micrófono abierto por el cual pasaron varias personas que incluyeron en sus intervenciones palabras como: “libertad”, “democracia”, “justicia”, “fraude”, “reconteo”, “Venezuela”. Algunos manifestantes lucían prendas blancas, para pedir transparencia dijeron. Otros ondeaban las banderas de Creo o del país que se venden en el lugar por cuatro o cinco dólares.

Páez fue el protagonista del día. A través de una pantalla gigante mostró las pruebas de las supuestas irregularidades, como el cambio del servidor en el que se procesaban los datos. “Lo cambiaron por otro servidor que ya tenía los datos adulterados”, denunció y añadió que así “le restaron 800 mil votos a Lasso y le dieron 820 mil a Lenín Moreno”.

Todo queda en el territorio de la sospecha hasta que oficialmente no se presenten las impugnaciones y se de paso al conteo voto por voto. De momento, el CNE no ha dado muestras de que atenderá las peticiones de la oposición. El Gobierno, por el contrario, esta misma noche emitió una cadena en la que acusó al partido de Lasso de “calentar las calles” y exhibir “supuestas actas adulteradas y números manipulados”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Todo esto ocurría mientras transcurría la "caravana del triunfo": dos columnas de simpatizantes del oficialismo, que venían desde los extremos norte y el sur de la ciudad y confluían en la sede del partido, que queda cerca del edificio del CNE. La gente de la vigilia trató de salir a su encuentro, pero fue rodeada por policías antimotines. El enfrentamiento no se dio, pero sí se quemaron llantas en la vía pública.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS