Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El muro marroquí para cerrar el paso al exilio saharaui

La barrera de arena mide 2.700 kilómetros de longitud y fue construida por Hassan II

<< Anterior: La división de Irlanda del Norte | Siguiente: Afganistán-Pakistán >>

En 1976, España abandonó su colonia del Sáhara Occidental. Marruecos y Mauritania se repartieron el territorio que dejó España. El Frente Polisario, que había sido fundado tres años antes con el objetivo de alcanzar la independencia respecto a España, declaró la guerra a los dos países. Conforme el Ejército marroquí avanzaba sobre las ciudades del Sáhara decenas de miles de saharauis —entre 60.000 y 150.000, según las partes enfrentadas— se exiliaron en unos campamentos que levantaron cerca de la ciudad argelina de Tinduf.

El entonces rey de Marruecos, Hassan II, comenzó a construir el muro en los años ochenta. Diez años después, en 1991 el Frente Polisario y Rabat firmaron la paz bajo el auspicio de la ONU y con el compromiso mutuo de colaborar en la organización de un referéndum de autodeterminación. El muro siguió creciendo. A medida que pasaron los años, la comunidad internacional se fue olvidando del conflicto del Sáhara, Marruecos relegó la opción del referéndum en favor de una autonomía y las decenas de miles de exiliados al otro lado del muro continuaron viviendo en condiciones paupérrimas y con una dependencia absoluta de la solidaridad internacional.

El muro alcanza hoy los 2.700 kilómetros de longitud. Y sigue generando polémica. De hecho, el ministerio de Comunicación marroquí, del islamista Partido Justicia y Desarrollo, ha emitido un comunicado dirigido a la agencia France Presse donde señala que esta obra militar no es “un muro de separación”, tal como afirmaba la agencia, porque, “hay un punto de paso operacional abierto a las poblaciones”. Y añade el escrito: “El muro defensivo de arena ha sido construido para garantizar el derecho de Marruecos a la preservación de su seguridad y para luchar contra el uso del Sáhara como paso de las redes terroristas, el tráfico de seres humanos y de la droga”.

Desde el Frente Polisario, sin embargo, se afirma que no existe ningún paso que permita a la población saharaui acceder al Sáhara Occidental a través del muro, y que esta obra, que en realidad está compuesta de “siete muros”, es “la mayor barrera creada por el hombre después de la muralla china”. “Se estima que existen siete millones de minas a lo largo del muro, la mayor parte de ellas colocadas por Marruecos del lado Saharaui”, informa una fuente del Frente Polisario.

Siguiente: Afganistán-Pakistán

 FOTOGALERÍA.  Los muros del mundo | 21 fronteras, 21 relatos ver fotogalería
FOTOGALERÍA. Los muros del mundo | 21 fronteras, 21 relatos