Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo yihadista vinculado a Al Qaeda se atribuye el doble atentado de Damasco

La coalición Tahrir al Sham clama la autoría del atentado que causó 74 muertos como castigo a la injerencia de Irán en Siria

Fuerzas de seguridad siria, tras el doble atentado que dejó más de 70 muertos en Damasco.
Fuerzas de seguridad siria, tras el doble atentado que dejó más de 70 muertos en Damasco. EFE

El grupo radical Tahrir al Sham, exfilial de Al Qaeda en Siria, se atribuyó en la tarde del domingo el doble atentado terrorista perpetrado el día anterior en Damasco. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, ha cifrado en 74 el número de víctimas mortales, elevando el balance inicial de 40 muertos que hizo el Ministerio de Interior sirio. Entre las víctimas se cuentan 54 peregrinos chiíes, ocho de ellos menores, y 20 efectivos progubernamentales. Otras 120 personas han resultado heridas en el ataque, y varias permanecen en estado crítico.

“Es un mensaje para Irán y sus milicias”, clamó el grupo Tahrir Al Sham en un comunicado difundido a través de la red social Telegram en el que calificó a los dos terroristas suicidas como “héroes del islam”. A mediodía del sábado, los yihadistas detonaron dos cargas de explosivos en un aparcamiento para autocares turísticos situado en las proximidades del cementerio de Bab al Saghur de Damasco. Fuentes de las fuerzas de seguridad sirias aseguran haber desactivado varios artefactos explosivos en diferentes puntos de la capital siria durante las horas posteriores al atentado.

En el comunicado, Tahrir el Sham clama venganza contra Irán por su apoyo al Gobierno de Damasco en la guerra en Siria. Según los expertos, Teherán coordina a hasta 30.000 milicianos chiíes extranjeros desplegados en el país en apoyo de las tropas regulares sirias. Entre los combatientes se encuentran unidades iraquíes, afganas, así como la milicia libanesa chií Hezbolá. Los peregrinos chiíes también se han convertido en objetivo de los yihadistas con repetidos atentados en los diferentes mausoleos que alberga el país. El más mortífero fue el perpetrado por el ISIS en febrero de 2016 en las cercanías del mausoleo de Saida Zeinab, en la periferia de Damasco. Allí, 83 personas perdieron la vida en cuatro deflagraciones suicidas consecutivas.

La metamorfosis de Al Qaeda

El grupo Tahrir al Sham encarna la tercera metamorfosis que ha sufrido la filial de Al Qaeda en Siria. Inicialmente bautizado como Frente al Nusra, el grupo terrorista pasó a llamarse Fatá Al Sham en un intento de disociarse de su mentor regional. El pasado enero surgió Tahrir al Sham en la provincia de Idlib, principal bastión insurrecto del país, tras la fusión de Fatá al Sham y los elementos más radicales de grupos salafistas opositores como Ahrar al Sham. La coalición surgió como respuesta a la reciente derrota sufrida en Alepo capital combinada a las crecientes presiones de Ankara sobre los grupos insurrectos que respalda.

Tanto el ISIS como la filial de Al Qaeda han sido excluidos de las negociaciones de paz y de los sucesivos armisticios declarados durante la contienda. El ataque tiene lugar en plena tregua en vigor desde el pasado 30 de diciembre y a cinco días de que se cumplan seis años de guerra en Siria. La semana que viene está prevista una nueva ronda de conversaciones sobre el alto el fuego en Astaná, la capital de Kazajistán, bajo la tutela de Rusia e Irán, aliados del régimen de Damasco, por un lado, y de Turquía, que respalda a los grupos rebeldes, por otro. 

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó este domingo el doble atentado terrorista del sábado en Damasco y reclamó que los responsables y cualquiera que ataque a civiles deben rendir cuentas. "El secretario general está consternado por el total desprecio por la vida humana mostrado por los autores y extiende sus más profundas condolencias a las familias de las víctimas, muchas de las cuales eran peregrinos", señaló en un breve comunicado su portavoz Farhan Haq, informa EFE.

Este sábado, 122 personas perdieron la vida en diferentes puntos del país engrosando la factura humana del conflicto sirio que supera ya los 320.000 muertos.

Más información