Trump sorprende a los visitantes a la Casa Blanca (bajo la sombra de Hillary Clinton)

Junto a un retrato de su rival electoral, el presidente aparece por sorpresa en el primer tour de la residencia

Fue el Donald Trump habitual entre las masas: sonriente pero poco propenso al contacto físico; muy gesticulador y alzando su puño derecho. Hasta aquí nada extraño. Pero detrás de él, observaba la escena desde la altura Hillary Clinton.

Trump sorprendió este martes a los visitantes que acudían a la primera jornada de puertas abiertas de la Casa Blanca en la nueva presidencia. El republicano apareció por sorpresa en un pasillo en el Ala Este de la residencia. Consciente o no de ello, en la pared a su derecha colgaba un retrato de su rival demócrata en las feroces elecciones de noviembre. La ex primera dama aparecía de pie y sonriente con aire de majestuosidad.

Trump apareció entre unos biombos. “¿Cómo estáis?”, dijo al centenar de visitantes. Incrédulos, los turistas, la mayoría niños de una escuela de Alabama, se echaron a gritar y sacaron sus teléfonos móviles para inmortalizar la escena. Había varios metros de distancia entre ellos.

Fueron 40 segundos de encuentro. El presidente pidió a uno de los niños que se le acercara. Lo abrazó, le preguntó algo y aplaudió. Antes de partir, el empresario de hoteles y casinos apuntó con el dedo a los visitantes y les dijo: “Trabajad duro cada día, trabajad duro”.

La escena unió fugazmente a Trump y Clinton, que se descalificaron sin piedad en la campaña electoral. El republicano la llamó una “mujer asquerosa” e invitó a un debate electoral a tres mujeres que acusaron en el pasado de abuso sexual a Bill Clinton, el expresidente y marido de Hillary. La candidata demócrata calificó de “cesta de deplorables” a los seguidores de Trump y cuestionó hasta la extenuación la capacidad de gobernanza del republicano.

Ni en el segundo ni el tercer debate electoral, Trump y Clinton se dieron la mano. Y les costó mucho responder a una pregunta del moderador en que se les pedía si había algo que valoraran de su rival.

Pese a la batalla electoral, Clinton acudió a la toma de posesión de Trump, el pasado 20 de enero. También al almuerzo posterior en el Capitolio. Entonces se saludaron y Trump le dio las gracias públicamente por asistir. Desde entonces, que se sepa, ni se han visto ni han hablado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS