Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica dimisión de una víctima de abusos de una comisión del Vaticano

Marie Collins, la segunda víctima que se marcha del ente, denuncia la “la vergonzosa falta de colaboración” de algunos estamentos de la curia vaticana

Maria Collins (i) y Peter Saunders, las dos víctimas que han dimitido de la comisión, en 2014
Maria Collins (i) y Peter Saunders, las dos víctimas que han dimitido de la comisión, en 2014 REUTERS

La plaga de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia católica ha sido uno de los ejes centrales de las reformas que está intentando llevar a cabo el papa Francisco desde que fue elegido. Y es, probablemente, la que entraña una mayor relevancia social, incluso para quienes no son católicos. Para ello, el pontífice formó una comisión en 2014 que iba a trabajar para prevenir casos en el futuro y en la que incluyó a dos víctimas. Sin embargo, ambas han decidido dimitir y han denunciado públicamente que la comisión, por unos motivos u otros, no está siendo capaz de ejecutar las reformas que plantea.

Una de estas víctimas, la irlandesa Marie Collins, ha ejecutado la decisión de marcharse este martes criticando en un comunicado la “inaceptable y vergonzosa falta de colaboración por parte de otras oficinas de la Curia Romana”. Lo había decidido hace días, pero lo ha expresado hoy a la vez que el Vaticano emitía un comunicado donde agradecía su labor y la emplazaba a seguir colaborando.  Un golpe importante, sin embargo, para una de las iniciativas más esperanzadoras de este papado que, pese a todo, continuará con su trabajo.

En un artículo publicado en National Catholic, Collins desmenuza las razones de su dimisión. “Falta de recursos, estructuras de apoyo y personal inadecuado, lentitud y resistencia cultural. El problema más significativo ha sido la renuencia de algunos miembros de la Curia vaticana para implementar las recomendaciones de la Comisión, aunque tuvieran la aprobación del Papa”. Collins cree que Francisco ha actuado este tiempo de forma sincera, pero atribuye el problema a otros estamentos de la Curia. Según la exmiembro de la comisión, se han paralizado reformas y no se han contestado todas las cartas de las víctimas, tal y como había solicitado el Papa.

La Santa Sede informó de su decisión en un comunicado en el que explicó que Collins avisó de su intención de dimitir el pasado 13 de febrero al presidente de la citada comisión, el cardenal Sean Patrick O’Malley. La carta fue enviada al Papa, que ha aceptado su renuncia y también que Collins siga colaborando con la comisión con un papel educativo.

La Pontificia Comisión vaticana para la Protección de Menores se creó por orden del papa Francisco en marzo de 2014 con el objetivo de proteger a los menores y prevenir en la Iglesia católica casos de abusos por parte de sacerdotes. Pero, según Collins, no está logrando sus objetivos. “¿La renuencia está causada por la política interna, por el miedo al cambio, por el clericalismo que infunde la creencia de que ellos "saben mejor" o una mentalidad cerrada que ve el abuso como un inconveniente o como un apego a viejas actitudes institucionales? No sé la respuesta, pero es devastador ver que en 2017 estos hombres todavía pueden anteponer otras preocupaciones a la seguridad de los niños y adultos vulnerables”, señala en su artículo.

Collins cree que lo que se dice en público sobre la preocupación de la Iglesia por este asunto y lo que se hace luego para solventarlo no tiene nada que ver. “Me resulta imposible escuchar las declaraciones públicas acerca de la profunda preocupación en la iglesia por el cuidado de aquellos cuyas vidas han sido afectadas por el abuso y, sin embargo, observar en privado como una congregación en el Vaticano se niega a reconocer sus cartas [las de las víctimas]. Es un reflejo de cómo se ha manejado toda esta crisis de abuso en la Iglesia: con bellas palabras en público y acciones contrarias a puerta cerrada”. Collins ha asegurado que ha llegado el momento en marcharse para “conservar la integridad”.

El otro miembro de la comisión que fue víctima de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia católica, Peter Saunders, también criticó en su momento el papel del ente creado por Francisco y su falta de avances. "Durante el papado de Francisco la Iglesia católica no ha hecho nada para terminar con los abusos a niños por parte del clero", declaró a BBC Mundo. "Y él es parte del problema", continuaba el integrante de la comisión del Vaticano contra la pederastia. Algo en lo que no está de acuerdo Collins, que considera que el problema se encuentra en la curia.

Más información