“Trump provocará que en la comunidad LGTBI haya todavía más luchadores”

El activista Jared Fox afirma que la salud de los estudiantes transexuales está en juego

Jared Fox, enlace entre el Departamento de Educacion de Nueva York y la comunidad LGTB, el viernes en Madrid.Jaime Villanueva | EPVundefined
Más información

El nuevo inquilino de la Casa Blanca suprimió el miércoles una orden de Obama para acabar con la discriminación de estudiantes transexuales en las escuelas del país. Los colegios públicos no tendrán que garantizar el acceso a baños y vestuarios que eligiera cada estudiante según su identidad, como rezaba la orden demócrata. Fox cree que la medida no solo atenta contra los derechos de los transexuales sino que se trata de un problema de salud. "Muchos niños no van al baño por no tener que pasar por la humillación de entrar al que no les corresponde. Se aguantan durante horas y eso puede provocarles infecciones. Otros no beben agua en todo el día para evitar ir al baño", dice el activista.

Todo eso lo ha sufrido en carne propia Gavin Grimm, un estudiante trans de 17 años. En Virginia luchó por usar un baño acorde con su identidad sexual, la de chico, y lo consiguió. Sin embargo, esta semana, cuando Trump delegó la competencia de la ley de identidad sexual a los Estados, Grimm perdió su derecho a elegir. El estudiante ha llevado su lucha por la elección de baño hasta el Tribunal Supremo, que tendrá que resolver la interpretación del título IX, la disposición de una ley de 1972 que prohíbe la discriminación basada en la identidad de género o el sexo en las escuelas que reciban financiación federal. El 28 de marzo comenzarán los alegatos.

Fox es el enlace entre la comunidad LGTBI y el departamento de Educación del Estado de Nueva York. Su trabajo consiste principalmente, como explica durante una entrevista en Madrid, en escuchar a los alumnos. El activista ayuda a más de un millón de niños a integrar la identidad de género en la escuela. Se define como hombre, gay y blanco. "Somos un compendio de identidades. Cuando vamos al trabajo las llevamos todas con nosotros ¿Imaginas que un niño no pueda llevarlas todas consigo al colegio?".

La lucha de Grimm le parece un ejemplo a seguir. "Nunca me he sentido tan esperanzado por un caso judicial. Ha sido un solo estudiante que ha logrado llegar hasta la Corte Suprema", dice con entusiasmo. Duda que el decreto de Trump pueda revocar las conquistas que la comunidad LGTBI ha alcanzado porque cree en la lucha local, como la que él hace en Nueva York. De todos modos, señala la necesidad de una ley federal que regule los derechos en toda la nación. "Los niños no deberían tener que preguntarse en cada Estado: ¿Podré ir al baño aquí?".

Fox fue durante tres años profesor en un instituto de Harvey, una pequeña localidad de Luisiana, donde, por norma, se prohibía decir las palabras gay o lesbiana. Hasta abril 2016 no se aprobó en ese Estado un proyecto de ley para prohibir la discriminación basada en la identidad de género. El hecho de encontrar piedras en el camino no desalienta al activista. En cierto modo, las injusticias le dan fuerzas para seguir: "Trump provocará que en la comunidad LGTBI haya todavía más luchadores”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción