Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia investigará al FBI por su gestión de las pesquisas a Clinton

La decisión de volver a analizar correos de la demócrata protagonizó la recta final de la campaña

El director del FBI, James Comey
El director del FBI, James Comey AP

El inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, anunció este jueves que abrirá una investigación sobre la actuación del FBI y su propio departamento, del cual depende la agencia federal policial, en la antesala de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre por sus pesquisas sobre el servidor privado de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

El inspector general, un cargo independiente que puede recomendar investigaciones judiciales, señaló que su investigación responde a las críticas de miembros del Congreso y de parte de la opinión pública ante la percepción de que las actuaciones de Justicia y el FBI podían responder a motivaciones políticas. Se examinará el papel del director del FBI, James Comey, pero también las sospechas de simpatías demócratas entre algunos altos cargos de ambas agencias.

Comey aplaudió la decisión del inspector general y abogó por una "evaluación" profunda y transparente.

Un hecho clave para los demócratas

La campaña de la demócrata atribuye su derrota electoral al impacto de la carta de Comey porque considera que reforzó la imagen de deshonestidad que tenía Clinton entre algunos votantes y que había alimentado su rival, el republicano Donald Trump, que convirtió el caso del servidor en un azote constante contra la demócrata.

En una entrevista a la cadena MSNBC, Brian Fallon, que fue el portavoz de la demócrata, dijo este jueves no tener “ninguna duda” de que Clinton sería presidenta si Comey no hubiese mandado esa carta, aunque también admitió errores propios de la campaña que contribuyeron a la victoria de Trump.

El jefe de la agencia policial se convirtió en el gran protagonista de la recta final de la campaña. Diez días antes de los comicios, remitió una carta a un grupo de legisladores en que anunciaba que el FBI examinaría unos correos electrónicos en el marco de su investigación a Clinton sobre el servidor privado que tenía como secretaria de Estado, entre 2009 y 2013.

Esa investigación se había cerrado en julio con la exoneración de Clinton. A partir de ahí, Justicia decidió no presentar cargos contra Clinton.

La misiva recibió un alud de críticas, incluidas del presidente Barack Obama, al ignorar Comey las directrices del Departamento de Justicia, que recomiendan no comentar investigaciones en curso ni interferir en el proceso electoral. Pero el director, cuyo cargo concluye en 2023, parecía temer que no informar del nuevo análisis de correos pudiera interpretarse como una ayuda a Clinton.

Dos días antes de los comicios, Comey anunció en otra carta que el FBI no había hallado nada delictivo en ese nuevo análisis de los correos de Clinton. Los documentos se encontraron en una indagación paralela al excongresista Anthony Weiner, el marido separado de la mano derecha de Clinton, Huma Abedin.

Más información