Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de la CSU y socio de Merkel pide límites a la acogida de refugiados

Seehofer, presidente bávaro, apuesta por devolver a los migrantes cuando son rescatados en el Mediterráneo

El líder de la CSU Horst Seehofer, durante la reunión de su partido en Seeon.
El líder de la CSU Horst Seehofer, durante la reunión de su partido en Seeon. REUTERS

Durante tres días, (miércoles, jueves y viernes) la cúpula del Gobierno bávaro y los diputados regionales de la CSU se encerraron en un exconvento benedictino ubicado en la localidad de Seeon, para estudiar un documento escrito y presentado por el jefe del partido y del gobierno regional, Horst Seehofer, donde el político bávaro definió la posición que defenderá su partido en el polémico tema de la política de asilo. El próximo martes, el Ejecutivo bávaro aprobará el documento que lleva por título “Para que Alemania siga siendo Alemania” y que puede desatar una guerra fratricida entre la CSU y su partido hermano la CDU, que preside Angela Merkel.

El tema central del documento es la propuesta de fijar un tope anual de 200.000 refugiados, una medida que aún sigue rechazando la canciller y que Seehofer desea imponer como una condición básica para mantener la alianza entre los dos partidos. La amenaza de una ruptura de la histórica alianza podría evitarse, según Seehofer, si se logra imponer un procedimiento en el seno de la Unión Europea para que cada país miembro se comprometa a recibir a un número aún por precisar de refugiados al año, una medida que ya fracasó en 2015.

El documento escrito por Seehofer admite que la acogida de refugiados en Alemania sigue siendo una responsabilidad y un mandato humanitario y cristiano. “El Estado no debe tolerar la xenofobia, el racismo y el antisemitismo y el mundo debe poner en marcha una nueva y responsable política de desarrollo”, señala el documento.

Seehofer sostiene, sin embargo, que la actual política de asilo que impera en el país debe sufrir serios y duros ajustes para impedir abusos y posibles actos delictivos de las personas que han solicitado asilo. Según el político bávaro, los que no respeten las leyes alemanas deben ser expulsados de inmediato del país. “Quien se convierta en un delincuente, perderá su derecho a gozar de la hospitalidad alemana y debe ser expulsado en forma consecuente”, propone Seehofer en el documento y que fue filtrado al periódico Münchner Merkur, un portavoz oficioso de la CSU.

Para evitar abusos de los refugiados, Seehofer desea dificultar la reunificación familiar de los peticionarios de asilo, que solo podrán traer a sus familias a Alemania cuando puedan demostrar que ya no dependen de la seguridad social para vivir. La ayuda que reciben los inmigrantes de avanzada edad también debe ser reducida si no pueden demostrar que han trabajado en Alemania durante un periodo importante de su vida laboral.

Para evitar la llegada masiva de refugiados, la CSU también desea buscar acuerdos con terceros países, similares al que selló la UE con Turquía, y donde se puedan construir centros de acogida. El partido bávaro también desea poner en marcha un pacto entre la Unión Europea y África, destinado a ampliar la ayuda al desarrollo, pero también para hacer posible que todas las personas que son detectadas en el Mediterráneo sean devueltas de inmediato al país en donde embarcaron.