Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Corea del Sur acaba con la venta de carne de perro en uno de sus mercados más emblemáticos

Las autoridades de la ciudad de Seongnam llegan a un acuerdo con los comerciantes para que reorienten su negocio

Dice la oficina de turismo de Corea del Sur que no hay nada que no puedas encontrar en el mercado Moran de la ciudad de Seongnam. Sin embargo, a partir de ahora, faltará al menos una cosa: la carne de perro. Tras años de presión de las asociaciones animalistas, las autoridades locales han llegado a un acuerdo con los vendedores para que reorienten su negocio y así poner fin a lo que se había convertido en el mayor centro neurálgico del país de exposición y venta de carne de canes.

Perros enjaulados en una granja de Corea del Sur.

El Gobierno local, preocupado por la imagen negativa que acarreaba tener una parte de su conocido mercado local dedicado a este negocio, ha alcanzado un pacto con 22 distribuidores por el cual, a partir de la próxima semana, empezarán a desmantelar las instalaciones, según informa el periódico The Korea Herald. A cambio de abandonar el negocio, las autoridades les darán apoyo financiero y tiempo para reformar sus tiendas y dedicarse a vender otros productos.

Estos comercios contaban con jaulas de perros vivos expuestas al público. Una vez el cliente elegía a uno, se le sacrificaba en la trastienda. Varios vídeos de grupos animalistas prueban cómo en ocasiones se utilizaban prácticas crueles para matar a los animales o hasta cómo se hacía a la vista de los transeúntes. En Moran se vendían cada año unos 80.000 perros, lo que equivale a aproximadamente una tercera parte del total de carne de este animal que se consume en el país.

Con el proyecto de renovación de este tradicional mercado al aire libre entre las manos, las autoridades decidieron abordar finalmente el problema. "Quizás esto sea el comienzo de la solución a los problemas relacionados con el consumo de carne de perro. Esperamos que este acuerdo termine con la imagen negativa del mercado", aseguró el alcalde de la ciudad, Lee Jae-myung, al citado rotativo. Varias organizaciones habían organizado protestas y campañas para rescatar a los perros expuestos, salvando a cientos de ellos. Los residentes locales, además de por motivos morales, también se habían quejado del olor y el ruido procedente de estos puestos.

Como en otros países asiáticos, algunos consideran la carne de perro parte de la tradición culinaria del país. Lo cierto es que su consumo ha caído drásticamente en las últimas décadas a medida que el animal se ha convertido en la mascota por excelencia. De hecho, el número de comercios en el mercado de Moran especializados en este negocio pasó de 54 en el año 2001 a los 22 actuales.

El sector, además de estar cada vez más marginado de la sociedad del país, trabaja en el limbo legal. Corea del Sur no tiene una ley específica que prohíba la venta y el consumo de carne de perro, pero tampoco la regula. Si bien la normativa sobre el sacrificio y distribución de ganado no incluye a este animal -con lo cual no está considerado como comida-, es de los únicos países que cuenta con granjas comerciales de perros para suplir la demanda de carne. La ley de protección de los animales del país prohíbe algunos de los métodos de sacrificio que se habían documentado en Moran.

Está previsto que el renovado mercado, ya sin los puestos de venta de carne de can, esté listo a principios de mayo del año que viene. Y algunos esperan que su caso sirva de ejemplo para el resto del país: "Seongnam tomará la iniciativa de transformar la imagen de Corea del Sur, porque la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que trata a sus animales", dijo el alcalde, citando a Mahatma Gandhi.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información