Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Asad dice que la guerra no acaba con la toma de Alepo

Un oficial del Ejército sirio dice que tras la caída de esa ciudad marcharán hacia Idlib, en manos de los insurgentes

Sirios en un barrio reconquistado por las tropas sirias, este jueves
Sirios en un barrio reconquistado por las tropas sirias, este jueves AFP

El presidente de Siria, Bachar el Asad, se muestra muy confiado en el resultado de la batalla de Alepo, pero descarta que ahí acabe la contienda. “La recuperación de Alepo implica una transformación total del curso de la guerra en Siria”, declaró en una entrevista publicada el jueves en el diario estatal Al Watan. “Para ser realistas, no significa el fin de la guerra en Siria, sino un paso importante hacia el final”, matizó asegurando que no quedará ninguna región del país sin recuperar por sus tropas. En una conversación telefónica, un oficial del Ejército sirio que exigió el anonimato aseguró: “Idlib [única capital de provincia en manos de los insurrectos] será la siguiente una vez terminemos con los terroristas [en referencia a los rebeldes de todas las facciones] en Alepo”.

El Asad respondió a la petición de tregua lanzada la víspera por seis potencias occidentales (EE UU, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Canadá): “Insisten en una tregua, sobre todo los estadounidenses, porque sus representantes, los terroristas, están en una posición difícil”, dijo el sirio sin descartar la opción de un alto el fuego.

Ruta vital a Turquía

Con la inminente toma de Alepo, segunda urbe más importante del país y feudo industrial, el régimen sirio asegura dar un mazazo decisivo no solo a los insurrectos sino también al mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, valedor de varias facciones insurgentes. La pérdida de Alepo, fronteriza con Turquía, supone un golpe vital para la logística rebelde, al sellar la ruta principal de entrada de las armas financiadas por sus aliados de Qatar y Arabia Saudí.

Fortalecido en el plano militar, el Gobierno de Damasco también confía en una mejora en su reinserción política en la esfera internacional. Y ello tras la elección de Donald Trump a la cabeza de la Administración norteamericana y del inesperado triunfo del candidato de la derecha, François Fillon, en las primarias francesas. Ambos políticos se han inclinado por reabrir el diálogo con Damasco en sus respectivas campañas electorales.

Lejos de las esferas diplomáticas, las tropas sirias prosiguen su avance, y ya han tomado el 85% del Alepo rebelde. “Tan sólo nos faltan por recuperar nueve de los 45 distritos que los terroristas controlaban tres semanas atrás”, aseguró ayer por teléfono y desde Alepo Hasan, miembro de las fuerzas especiales sirias, más conocidas popularmente como los tigres.

“Los soldados entraron en nuestra casa anoche y nos obligaron a irnos”, logra relatar en varios mensajes de voz Ibrahim al Haj, portavoz de los cascos blancos, un grupo de rescatadores civiles.

La Media Luna Roja Siria, junto con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), lograron evacuar a 150 personas: “La mayoría discapacitados, ancianos, enfermos y niños” según un comunicado del CICR.