Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

May cede a las presiones y hará pública la hoja de ruta para el ‘Brexit’

A cambio, la primera ministra ha conseguido un voto parlamentario a favor de activar el artículo 50 antes de finales de marzo de 2017

Manifestantes anti Brexit protestan en el centro de Londres. Ampliar foto
Manifestantes anti Brexit protestan en el centro de Londres. AP

El Gobierno británico de Theresa May ha cedido a las presiones de la oposición y de un sector rebelde de los conservadores aceptando divulgar su plan para el Brexit antes de iniciar las negociaciones con Bruselas. A cambio, la primera ministra ha conseguido un voto parlamentario a favor de activar el artículo 50 antes de finales de marzo, en una moción aprobada durante el miércoles por la noche por la Cámara de los Comunes que no es vinculante, aunque sí simbólica políticamente.

Ese giro inesperado se produce después de meses de rechazo por parte de May de desvelar su estrategia sobre el proceso del Brexit o de permitir cualquier intervención del Parlamento en el proceso. Y coincide en el tiempo con la vista que finalizará este jueves en el Tribunal Supremo para dirimir si el Ejecutivo puede o no actual unilateralmente y de espaldas al legislativo a la hora de poner en marcha el mecanismo para la salida de la Unión Europea. Varios ministros han admitido en privado que ven muy improbable que el Gobierno gane la causa en el Supremo, cuyo fallo se conocerá en enero.

Tanto los laboristas como un grupo de diputados conservadores que aboga por un Brexit “blando” han considerado una victoria la aprobación en los Comunes de una moción presentada por los primeros en la que May debe comprometerse a hacer públicos sus planes. Se trata, sin embargo, de una garantía muy vaga que no asegura la publicación de un documento con detalles específicos. Se subraya, además, que el Gobierno no desvelará aquel material “que pueda perjudicar la posición negociadora del Reino Unido”, una cuestión abierta a interpretaciones.

May ha dado su brazo a torcer para evitar que algunos de sus propios diputados (entre 20 y 40) contribuyeran a infligirle una derrota en la votación de este miércoles. Los europeístas del Partido Liberal Demócrata y los nacionalistas escoceses del SNP se han declarado en contra de la moción, pero el grueso del Labour (excepto algún disidente) y las filas tories han permitido aprobar con mayoría amplia esa moción, junto a una enmienda de la primera ministra en la que se especifica que el Brexit se activará antes del 31 de marzo. La propuesta ha registrado 461 votos a favor y 89 en contra.

El Labour reclama que May difunda sus planes sobre el Brexit en enero con el objetivo de que el Parlamento tenga tiempo de su escrutinio, pero es más probable que el Gobierno espere a una fecha más tardía, a la espera del fallo del Tribunal Supremo. Ese mismo mes, el alto tribunal decidirá si la primera ministra precisa o no del apoyo de una ley parlamentaria para poner en marcha el proceso de salida de Europa.